América Latina y el Caribe

  • Secuencia del lanzamiento del cohete VS-30 V-13.

  • Brasil: motores de etanol para industria espacial

    Marina Lemle

    07/10/14

De un vistazo

  • Brasil lanza exitosamente primer cohete fabricado en el país que usa combustible ecológico

  • Motores de etanol reemplazarían a combustibles sólidos en vehículos lanzadores de satélites

  • Fabricación de satélites de hasta 100 kg es un mercado prometedor para Brasil

[RIO DE JANEIRO] Brasil está decidido a invertir en el desarrollo de motores alimentados con etanol y oxígeno líquido para sustituir a los de combustibles líquidos altamente tóxicos como la hidrazina y el peróxido, usados en la industria espacial.

Recientemente (1 de septiembre) lanzó exitosamente el cohete VS-30 V13, el primero producido en Brasil que usa este combustible ecológico, con un motor L5, de 0.5 toneladas de empuje. Y ya prepara su próximo reto: un modelo L75, con 7,5 toneladas de empuje.
 
Las pruebas en tierra del L75 se realizarán en Alemania. Si el motor supera el examen se usará en la próxima prueba de calificación de vehículos de lanzamiento de satélites en 2015.

 

El ingeniero aeroespacial Paolo Gessini, profesor de la Universidad de Brasilia, dice que la opción del etanol es adecuada porque es un combustible limpio y abunda en Brasil.
 
Lo interesante es que el uso del etanol se había abandonado, señala. “En cierto modo, Brasil se ha visto obligado a reinventar la rueda, añade, pues los países poseedores de esta tecnología, como Rusia y EE.UU., no acostumbran compartir tecnología sensible”, explica.
 
Según el coronel-aviador Avandelino Santana Junior, director adjunto del Instituto de Aeronáutica y del Espacio, los motores de combustible líquido tienen un mejor rendimiento que los que usan combustibles sólidos e híbridos, y son la mejor opción para cohetes destinados al espacio.

Es el momento de una nueva economía: la economía del espacio

José Raimundo Braga Coelho

 
Permiten una mayor capacidad de carga e inserción en órbita de precisión y podrían reemplazar a los combustibles sólidos que siguen utilizándose en los vehículos lanzadores de satélites que se están probando en Brasil, explica.
 
El desarrollo de un vehículo de lanzamiento de satélites es un paso fundamental para el Programa Espacial Brasileño. Hasta ahora, los satélites se han lanzado con cohetes extranjeros.
 
José Raimundo Braga Coelho, presidente de la Agencia Espacial Brasileña, informa que ya hay asociaciones con otros países para este fin.
 
"El desarrollo conjunto se utiliza ampliamente. Cada país elige los segmentos de la cadena de producción que le son más apropiados y después se juntan para hacer el ensamblaje, la integración y las pruebas finales. Este concepto de competitividad colectiva es estratégico para la innovación hoy en día", subraya.
 
Un mercado prometedor para Brasil es el de satélites de hasta 100 kg. Según Coelho Braga, es el momento de una nueva economía: la economía del espacio, y los recursos pueden provenir de fuentes públicas y privadas.
 
"Los microsatélites deben significar un gran estímulo para el sector privado. Con poca inversión una compañía de tamaño medio puede tener su propio satélite”, afirma.
 
Los microsatélites se pueden usar en telecomunicaciones, recolección de datos, teledetección, etc.
 
Paolo Gessini añade que el desarrollo del sector espacial en Brasil también requiere de la colaboración y competencia positiva de centros de investigación de diversas regiones.