América Latina y el Caribe

  • América Latina: más internet pero más desigual

    Aleida Rueda (México)

    10/08/15
[México D.F.] En los últimos ocho años no hubo ninguna otra región en el mundo que haya experimentado un cambio tan drástico en el tema digital como América Latina y el Caribe: entre 2006 y 2014 el número de usuarios de internet pasó de 20,7% a 50,1%.

El avance provocó orgullo y satisfacción en los líderes de 17 países de la región reunidos en la quinta Conferencia Ministerial sobre la Sociedad de la Información de América Latina y el Caribe organizada por el gobierno mexicano y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en la Ciudad de México (5 al 7 de agosto).

Pero la buena nueva llegó con una mala: en esos ocho años, la brecha digital entre países también aumentó significativamente.

La diferencia entre el país con el menor número de usuarios por habitantes (Nicaragua) y el país con el mayor número de ellos (Chile), era de 31 puntos porcentuales en 2006 y aumentó a 56,5 en 2014, pese a que Nicaragua tuvo la segunda mayor tasa de crecimiento promedio anual y Chile, una de las menores.

Tenemos que hacer políticas públicas para que niñas y mujeres puedan construir tecnología y que no sólo sean usuarias pasivas

Amparo Arango, 
Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones

Para Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, parte de la explicación está en el fin de los años de bonanza económica que experimentó la región (2002-2008), durante los cuales los gobiernos hicieron esfuerzos para reducir la pobreza y acelerar el internet de consumo. Ahora, con la desaceleración económica, han disminuido las inversiones y los esfuerzos para expandir la economía digital.

A la desigualdad entre países se suma la desigualdad dentro de ellos. En “La nueva revolución digital”, documento de la CEPAL que presentó Bárcena durante la conferencia, leo que la brecha entre comunidades rurales y urbanas es enorme.

En ninguno de los 13 países que analizó el estudio, esta diferencia es menor a 10 puntos porcentuales. Y en países como Colombia, Brasil y Panamá la diferencia alcanza los 30 puntos.

Otra brecha pendiente es la de género. “No son brechas de acceso al internet sino de acceso a las carreras de ingeniería y tecnologías”, precisa Amparo Arango, del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones. “Tenemos que hacer políticas públicas para que niñas y mujeres puedan construir tecnología y que no sólo sean usuarias pasivas”, afirma.

El documento también revela que el ancho de banda es una barrera importante para lograr aplicaciones de internet en la industria y en desastres naturales, educación y capacitación en tecnologías de salud, redes limpias de energía, y transporte y monitoreo de clima y aviones.

“La mayoría de estas aplicaciones requiere entre 38 y 74 megabites por segundo, y el promedio de la región apenas llega a 7 megabites por segundo”, dijo Bárcena.

El plan de los ministros para cerrar la brecha digital consiste en definir una agenda digital regional hasta 2018, cuyo objetivo central será construir un bloque latinoamericano con un marco normativo e institucional común para expandir la economía digital.

Y lograr, por ejemplo, lo que ha hecho Chile, que no sólo es el país con mayor avance en penetración de internet de toda la región sino que busca aumentarla mediante contraprestaciones de los operadores que ganan las licitaciones del uso del espectro electromagnético.  

Enlace al informe de CEPAL La nueva revolución digital                 

Enlace a la propuesta de agenda digital para América Latina y el Caribe