América Latina y el Caribe

  • Cómo involucrar a participantes en investigación de campo

    Obidimma Ezezika

    17/09/14

De un vistazo

  • Generar confianza es la base fundamental para una exitosa investigación de campo

  • La confianza se crea escuchando y entendiendo tanto como dando información

  • La buena comunicación por lo general brinda sugerencias que mejoran su investigación

¿Cómo construir confianza en las comunidades involucradas en su investigación? Obidimma Ezezika comparte consejos y experiencias.
                                                                                       
Usted está a punto de embarcarse en un proyecto de investigación en un país en desarrollo. Tal vez está llevando a cabo un ensayo clínico, averiguando la mejor manera de realizar un proyecto de desarrollo o convenciendo a los agricultores de probar semillas mejoradas o alguna nueva tecnología.
 
Que le vaya bien a su proyecto dependerá en gran medida de cómo se comunique con los participantes de la investigación. Así que, ¿por dónde empezar? ¿Qué habilidades de comunicación necesita para involucrar a las comunidades y generar confianza?

    Cómo comunicarse con comunidades en el trabajo de campo

  1.  
  2. Centrarse en la confianza
  3. Involucrar tempranamente
  4. Escuche y aprenda
  5. Conozca a sus participantes 
  6. Use métodos de comunicación adecuados
  7. Obtenga el consentimiento informado
  8. La comunicación no finaliza con la investigación
 
Me he formulado esas preguntas mientras dirigía investigaciones en ocho países en desarrollo y quiero compartir my experiencia para ayudar a guiarlo a través de los elementos esenciales de la comunicación efectiva con las personas que hacen posible su investigación.

Centrarse en la confianza

Su objetivo al comunicarse efectivamente con las comunidades es generar confianza mutua y mejorar la participación que sostendrá su proyecto de investigación, así como lograr que la experiencia sea lo más beneficiosa posible para la comunidad.
 
Si necesita convencerse de que la comunicación es importante para su investigación, piense en lo que pasa cuando esta se rompe.
 
La lucha contra la iniciativa de vacunación contra la polio que se ha visto en el norte de Nigeria se debe a que se permitió que se perpetúen las preocupaciones de la comunidad y los mitos sobre la inmunización. Esto se puede atribuir a la desconfianza de la comunidad y a la ineficaz participación de los funcionarios de salud del gobierno, especialmente con los líderes religiosos. [1]
 
Del mismo modo, en Camboya los investigadores abandonaron los ensayos de tenofovir, un tratamiento preventivo contra el VIH, luego de que el proyecto fracasara por no tomar en cuenta las necesidades sociales y culturales al diseñar el ensayo. Por ejemplo, no brindaron consultas o asesoramiento adecuados a las comunidades objetivo. [2]
 
La participación efectiva tiene lugar cuando hay comunicación de ida y vuelta y confianza mutua entre los investigadores y la comunidad, y cuando los investigadores son capaces de hacer frente a las preocupaciones o inquietudes que la comunidad puede tener sobre la investigación.
 
En el ejemplo de Nigeria, una vez que se comprometió a los líderes religiosos y se logró aplacar la percepción generalizada de que la inmunización era una vía secreta de controlar a la población, el programa de vacunación pudo continuar.
 
El mes pasado junto a un colega escribimos un artículo en el que argumentamos que la comunicación enfocada a generar y fomentar confianza es más eficaz que la simple entrega de información y la creación de sensibilización, que a menudo es la estrategia típica de comunicación de una investigación. [3]
 
Involucrar tempranamente

Una manera de generar confianza y entendimiento con las comunidades es comprometerse con los participantes desde las primeras oportunidades. Por ejemplo, la red africana contra la malaria (AMANET, African Malaria Network Trust), una organización no gubernamental panafricana que lleva a cabo ensayos de vacuna contra la malaria en ese continente, llega a las comunidades antes de empezar un ensayo para que los pobladores tengan oportunidad de plantear cualquier preocupación sobre el diseño de la investigación.
 
AMANET comienza consultando a los funcionarios de gobierno y involucrados clave de la comunidad. El objetivo es buscar permisos y conseguir su participación —porque estos sectores pueden apoyar, o alternativamente detener o socavar, un proyecto— y escuchar y abordar cualquier preocupación que puedan tener, antes de reunirse con las comunidades en general.

Su objetivo al comunicarse efectivamente con las comunidades es generar confianza mutua y mejorar la participación que sostendrá su proyecto de investigación así como lograr que la experiencia sea lo más beneficiosa posible para la comunidad”.

Por ejemplo, en el caso del ensayo de vacuna contra la malaria de AMANET, los investigadores consultaron primero con funcionarios que iban desde representantes del Ministerio de Salud Pública hasta el alcalde local. Después se reunieron con los jefes de las aldeas, los ancianos y los miembros de la comunidad en presencia de los funcionarios de gobierno.
 
Según AMANET, esta práctica ayuda a establecer una buena relación con todos los miembros de la comunidad. [4] Una comunidad que no tenga sentido de pertenencia a un proyecto puede no participar, y en ocasiones puede protestar en su contra, como sucedió con los ensayos de tenofovir en Camboya.
 
En esas reuniones se les pide a los líderes comunales que se presenten y a los investigadores que expliquen el estudio propuesto. Considere la posibilidad de contar con un traductor para que lo ayude con el idioma local.
 
Asegúrese de reservar tiempo para que los miembros de la comunidad y los jefes comunales hagan preguntas sobre el estudio propuesto, tales como: ¿cómo se seleccionará a los participantes?; ¿la comunidad tiene algo para ganar?; ¿cuánto durará el proyecto?
 
Generalmente es importante tener uno o dos representantes de las oficinas gubernamentales que fueron consultados inicialmente. Su presencia le puede dar más credibilidad con la comunidad.

Escuchar y aprender
 
La participación de la comunidad puede mejorar su proceso de investigación. Durante cinco años, entre 2008 y 2013, conjuntamente con colegas del Centro Sandra Rotman de Canadá, realicé la evaluación del proyecto Maíz de Eficiencia Hídrica para África (WEMA, por su sigla en inglés), que es un consorcio que desarrolla maíz tolerante a la sequía para agricultores de pequeña escala en África.
 
El objetivo de la evaluación era identificar y abordar cuestiones éticas, sociales y culturales que pudieran surgir durante la investigación.
 
Al inicio probamos nuestras herramientas de auditoría social con unas cuantas partes involucradas internas de WEMA. Basándonos en sus comentarios, revisamos las herramientas y las pusimos a prueba haciendo entrevistas cara a cara con 26 participantes de la investigación del sector agrícola, entre ellos agricultores de Kenia, Mozambique, Sudáfrica y Tanzania.
 

“Pregunte en lugar de suponer y escuche en vez de aconsejar, especialmente cuando explore los temores y sentimientos de las personas sobre la investigación”.

Los comentarios de las entrevistas piloto nos permitieron hacer cambios en la forma de conducir las entrevistas principales. [5] Cada año hubo 100 participantes que representaron a cinco países. Sus respuestas también propiciaron cambios en la investigación de WEMA. Por ejemplo, después de conversar con los agricultores que querían muchas características en sus semillas, se produjeron variedades con características múltiples para ser probadas.
 
Conozca a sus participantes
 
Una vez seleccionados sus participantes, debe llegar a conocerlos. Esto no significa conocerlos como individuos, sino conocer lo suficiente sobre sus percepciones para informarse cuál es la mejor manera de comunicarse con ellos. Algunas consideraciones importantes a tener en cuenta son si entienden bien el tema que se está investigando, cuáles podrían ser sus expectativas y los contextos culturales y sociales en los que viven.
 
Al hacer esto, es importante tratar de entender realmente la cultura de la comunidad. Pregunte en lugar de suponer y escuche en vez de aconsejar, especialmente cuando explore los temores y sentimientos de las personas sobre la investigación. Si permite que crezcan la desinformación y los temores, será proco probable que la comunidad se comprometa con la investigación.
 
La mejor manera de conocer a sus participantes es pasar tiempo en la comunidad y vincularse con las instituciones locales, como los organismos de investigación articulados alrededor de la comunidad donde desea llevar a cabo su investigación.
 
Durante el proyecto WEMA, por ejemplo, organizamos grupos de discusión (focus groups) para recoger las opiniones de los agricultores sobre la investigación. Preguntamos a la comunidad sobre sus inquietudes y la gente planteó cuestiones como la necesidad de la participación de empresas de semillas de pequeña escala en la venta y distribución de las nuevas variedades de maíz, y que las semillas de maíz fueran no solo tolerantes a la sequía sino también resistentes a los insectos. Los investigadores de WEMA pudieron responder a estos planteamientos y abordarlos en el siguiente año del proyecto.

“La mejor manera de conocer a sus participantes es pasar tiempo en la comunidad y vincularse con las instituciones locales”.

Dependiendo de la escala de su proyecto y del tamaño de la comunidad, podría formalizar sus vinculaciones con las organizaciones locales y hacerlas parte del trabajo. Sin embargo, es importante asegurar que cualquier organización con la que se vincule tenga buenas relaciones con la comunidad y buenos antecedentes. Además, es importante contratar mano de obra local para ayudarlo a entender realmente a la comunidad y a realizar su investigación de manera efectiva.
 
Cuando voy a un pueblo con el que no estoy familiarizado, me aseguro de contar con un chofer o guía de viaje que hable el idioma local y llevo un traductor local.
 
A veces me pongo en contacto con otras organizaciones socias que me proporcionan alguien de la comunidad que me pueda ayudar a entender el contexto local, me reúno con los jefes del pueblo y los miembros de la comunidad y encuentro la manera de llegar a las oficinas gubernamentales. Es mejor estructurar todo esto antes de empezar su investigación.
 
Use métodos de comunicación adecuados
 
El lenguaje que use para comunicarse es crucial, así como el canal que utilice para entregar la información. Por ejemplo, en un país donde se hablan muchos idiomas, alguien puede entender el idioma principal, pero será mucho más cómodo y entenderá mejor la investigación si las discusiones se dan en su idioma local. Y si la gente no sabe leer, la información impresa no les servirá.
 
Adapte su estrategia de comunicación a cada proyecto. Podría necesitar transmitir la información en más de un idioma, o cambiarla dependiendo de los participantes (una razón del por qué es importante llegar a conocerlos).
 
Vimos la necesidad de esto en un proyecto de algodón Bt genéticamente modificado, con participación de los agricultores, llevado a cabo en algunas comunidades de Burkina Faso. Analizamos el papel de la confianza en la efectividad de las alianzas público-privadas en África, explorando cómo se involucran con los agricultores y las comunidades. [6]
 
Si bien el francés es el idioma oficial en Burkina Faso, muchas personas hablan también los idiomas étnicos, como el jula, mooré y gulmacema. Más aún, el país tiene una tasa de analfabetismo adulto de aproximadamente 29 por ciento, lo que vuelve inútil la información escrita para un gran número de personas.
 
A pesar de la barrera idiomática, el proyecto de algodón Bt pudo informar a la mayoría de los agricultores sobre su propuesta usando un enfoque multilingüe y de multimedia que incluyó no solo la traducción de los documentos de comunicación a los idiomas locales y el uso de los periódicos, sino también seminarios de demostración, anuncios por radio, promociones por televisión y películas.
                                                                                   
Obtenga el consentimiento informado
 
Por supuesto habrá momentos en los que se informará a la comunidad sobre ciertos aspectos de la investigación. Las comunidades no pueden participar en la toma de todas las decisiones. En esos casos, la transparencia es clave: comunique a los participantes y usuarios finales lo que implica la investigación, y si se beneficiarán y cómo. Escuche sus inquietudes y responda todas las preguntas.
 

“Es importante solicitar el consentimiento informado para su investigación con la debida antelación para que los participantes potenciales tengan el tiempo suficiente de revisar los objetivos del proyecto y hacerle algunas preguntas”.

In En Soweto, Sudáfrica, los agricultores de pequeña escala que yo quería entrevistar estaban ansiosos de reunirse conmigo porque pensaban que era representante del gobierno sudafricano y podía proporcionarles semillas para plantar. Sin embargo, tuve que explicarles que no tenía nada para darles y que tampoco tenía influencia en el gobierno sudafricano o el sector privado. Se desilusionaron pero apreciaron mi claridad y honestidad acerca de que no obtendrían beneficios. Ellos han participado en la investigación durante cada año en los últimos cinco años.
 
Es importante solicitar el consentimiento informado para su investigación con la debida antelación para que los participantes potenciales tengan el tiempo suficiente de revisar los objetivos del proyecto y hacerle algunas preguntas.
 
A los participantes de su investigación debe darles un documento de consentimiento escrito en su propio idioma o por lo menos en uno que puedan entender. Si son analfabetos, puede usar un traductor que haga una presentación oral de la información del consentimiento informado y escribir en el documento de consentimiento que se hizo de ese modo (incluyéndose un resumen de lo que se dijo). Estos documentos y resúmenes se les darán a los participantes en su propio idioma.
 
A mí me gusta especialmente el capítulo de bioética del Consejo Nuffield sobre consentimiento informado de su informe ‘La ética de la investigación relacionada con la asistencia sanitaria en los países en desarrollo’. [7]
 
La comunicación no finaliza con la investigación
 
Como investigador debe aspirar a mantener un diálogo continuo incluso cuando la intervención oficialmente haya llegado a su fin. Esto es válido para cualquier tema, y tanto sea un proyecto de purificación de agua, un ensayo clínico o la introducción de nuevas variedades de cultivos.
 

“Generar confianza es fundamental: su presencia o ausencia determinará la efectividad y sostenibilidad de su proyecto de investigación”.

Parte de esto tiene que ver con la retroalimentación de los resultados de la investigación y de informar a los participantes sobre los conocimientos que ayudaron a generar. En algunos casos también implica asegurar que los resultados de la investigación puedan beneficiar a la comunidad.
 
Así ocurrió con un programa de biotecnología agrícola en Sudáfrica que desarrolló un maíz genéticamente modificado. Los investigadores que realizaron los ensayos de las nuevas variedades de semillas organizaron visitas de seguimiento a los agricultores de manera que pudieron responder todas las cuestiones y preguntas y se aseguraron que los agricultores continuaran usando las semillas de la manera correcta (utilizando el fertilizante correcto, espaciando adecuadamente los plantíos y haciendo una rotación de cultivos eficaz, por ejemplo).
 
Los agricultores con los que conversé describieron este seguimiento como un beneficio. Fortalecer las prácticas agronómicas ayuda a que los agricultores usen las semillas para su mejor provecho, pero también ayuda a que los investigadores se aseguren de que su intervención marcha por buen camino.
 
Por lo tanto, aprender a entender a sus participantes y comprometerse con ellos beneficia efectivamente a ambas partes. Pero generar confianza es fundamental: su presencia o ausencia determinará la efectividad y sostenibilidad de su proyecto de investigación.
 
Obidimma Ezezika es director general del Centro Africano de Innovación y Desarrollo del Liderazgo y profesor adjunto en la Escuela Dalla Lana de Salud Pública, de la Universidad de Toronto.