América Latina y el Caribe

  • Brasil lidera ranking de universidades de América Latina

    Washington Castilhos

    02/08/17

De un vistazo

  • Brasil lidera ranking de universidades latinoamericanas

  • De 81 instituciones, 32 están en Brasil

  • La lista incluye centros de Chile, México, Colombia, Venezuela, Argentina, Ecuador y Costa Rica

Brasil es el país con mejor desempeño en el ranking de universidades latinoamericanas, al registrar 32 instituciones de enseñanza superior entre las 81 que componen la lista realizada anualmente por la revista Times Higher Education (THE).

Liderado este año por la Universidad Estatal de Campinas (Unicamp) y la Universidad de São Paulo, ambas de Brasil, el ranking evalúa las universidades públicas y  privadas en los aspectos enseñanza, investigación, citas, transferencia de conocimiento y proyección internacional.

Entre las 10 instituciones que se ubican al tope de la lista, cinco son de Brasil, dos de Chile, dos de México y una de Colombia.

En general, la lista incluye 17 universidades de Chile, 13 de México, 11 de Colombia, 3 de Venezuela, 2 de Argentina, 2 de Ecuador y 1 de Costa Rica.

“Desde 2004, realizamos un ranking mundial, pero reconocemos que los criterios usados globalmente no reflejaban la riqueza del sector universitario de América Latina. Así que en 2016 creamos el de la región”, explica a SciDev.Net Ross Duncan, director de datos y análisis de THE.

Según Duncan, la buena evaluación del sector universitario brasileño reside en su fuerza en investigación y en la mayor cantidad de ingresos, aunque el país necesita superar algunas dificultades, como la articulación universidad-industria —medida a través de la renta obtenida del comercio y de la industria—, que ya fue superada por México.

La internacionalización es otra dificultad de las universidades latinoamericanas debido al dominio mundial del inglés, pero es aún un obstáculo mayor para Brasil, único país de lengua portuguesa en una región donde predomina el español. "El idioma nos limita la perspectiva de atraer a estudiantes foráneos. Pero aprovechamos mal las conexiones latinoamericanas: tenemos cultura similar y lenguas parecidas. Necesitamos una mejor aproximación. El porcentaje de profesores extranjeros en Brasil es 3,5%, y en la Unicamp, aproximadamente 6%, que sigue siendo muy limitado ", afirma el físico Marcelo Knobel, rector de la Unicamp.

Knobel atribuye el liderazgo de la Unicamp en el ranking a algunos factores: la mitad de los estudiantes es de grado y la otra mitad de postgrado, y la universidad forma hasta 1.200 doctores al año.

Falta aún la relación con el sector productivo. “Tenemos una agencia de innovación que comienza a dar frutos. Alrededor de 500 empresas están vinculadas de alguna forma a la Unicamp, creadas por ex alumnos o ex profesores que mantienen vinculo con la universidad. Generan cerca de 22.000 empleos directos con una facturación de $3.000 millones reales”.

Knobel cree que la actual falta de inversión en CTI aún no se ha reflejado. “La situación puede empeorar, con impactos en la investigación y en todos los sectores. La visibilidad brasileña en el ranking es importante porque destaca el papel de las universidades públicas como centro de conocimiento y formación. Sin ellas, el país no tiene futuro”, concluye.

Para el vicepresidente de la Academia Brasileña de Ciencias, João Fernando Gomes de Oliveira, “el destaque de las universidades brasileñas en el ranking es un aliento, especialmente en un momento en que ocurre uno de los mayores recortes presupuestarios en Brasil”. “Si continúa así, este panorama no va a durar mucho. La gran implosión del sistema tardará aún de tres a cuatro años, y aunque la situación se revierta, habrá una brecha”, prevé.

Varias universidades públicas brasileñas de la lista enfrentan un déficit presupuestario que ya les causa problemas o podría causárselos en el futuro, como falta de pago a profesores y funcionarios (caso de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, N° 24 en la lista).

La propia Unicamp está en una situación difícil: el año 2017 será el cuarto consecutivo en que sus gastos superarán la suma de todos los recursos que recibirá del Tesoro del Estado y de sus propias fuentes de ingresos. El déficit de este año puede llegar a casi US$80 millones. Para 2018 se prevé un déficit del orden de más de US$ 94.392 millones