América Latina y el Caribe

  • Presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, durante la inauguración de CILAC.

  • Montevideo en ebullición científica

    Daniela Hirschfeld

    08/09/16
[MONTEVIDEO, URUGUAY] En Uruguay no hay nieve en invierno, ni fríos extremos ni grandes tormentas estacionales (aunque sí bastante humedad, enemiga de la buena salud y amiga del pelo erizado). Pero, en el espíritu de los montevideanos agosto es un mes con mala prensa. Por eso es reconfortante cuando termina, cuando pasa la tormenta de Santa Rosa —que la tradición popular dice que llega puntualmente cada 30 de agosto— y finalmente llega setiembre.

Aunque el calorcito primaveral no se siente hasta octubre, los montevideanos respiran aliviados, toman aire y empiezan con energías renovadas la última parte del año.

Sumado a esa sensación placentera, Montevideo empezó este mes de setiembre con particulares bríos, sobre todo en el ámbito de la ciencia, pues los primeros días se colmaron de actividades para todo público.

Una de ellas es el I Foro Abierto de Ciencias de Latinoamérica y Caribe (CILAC), que del 6 a 9 de setiembre reúne en la capital uruguaya a unas 1.500 personas vinculadas a la política, la academia y la divulgación científica en la región. Políticas científicas, Universidades para el desarrollo, Cultivando ciencia y ciudadanía, Ciencias para la agenda de 2030, y Ciencias para innovación empresarial, son los cinco ejes temáticos que recorre la conferencia en diferentes instancias.

En la mañana del miércoles —húmeda y nublada—, Lidia Brito, directora de la oficina regional de Ciencias de la UNESCO para América Latina y el Caribe, fue la encargada de iniciar las jornadas que tendrán como invitados a 280 panelistas de más de 20 países. Conferencias plenarias, sesiones temáticas, talleres, presentación de estudios y pósters, stands institucionales, varias mesas con ministros de la región, cafés científicos, shows de stand up y espectáculos musicales, son algunas de las más de 100 actividades que albergará CILAC en la sede donde se realiza el foro y también en otros puntos de la ciudad.

El encuentro tiene lugar en el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (Latu), cuyo parque científico está integrado por grandes edificios que llevan, cada uno, el nombre de una especie de árbol.

En Los Robles, Brito dio la bienvenida a los asistentes y dio paso al presidente de la República, Trabaré Vázquez —oncólogo de profesión— que inauguró formalmente el foro.

En su discurso, Vázquez destacó “la condición de pionero, el carácter abierto y la dimensión regional” del foro, que se inspira y se impulsa en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

El mandatario también habló sobre dos “ejemplos de política responsables” creadas por el gobierno uruguayo que han sido una apuesta “para mejorar el acceso de toda la población a la ciencia y la tecnología”: el plan Ceibal, una iniciativa de inclusión tecnológica y social que en los últimos años entregó una computadora por cada escolar del sistema público y que se está extendiendo a escolares con discapacidad y al primer ciclo del secundario del sistema público, entre otras áreas—, y el plan Ibirapitá, que buscar acercar a los adultos mayores a las TICs al entregarle gratuitamente una tablet a los jubilados que ganan menos de 970 dólares mensuales.

Ambos planes, dijo Vázquez, marcan una “transformación educativa, un cambio en el aprendizaje desde la niñez”. “Es una revolución, irreversible y progresiva porque ocurre en la mente humana”, aseguró el mandatario.

Mientras Vázquez terminaba su discurso, en el resto de la ciudad la ciencia también congregaba a grandes y chicos en torno a más actividades. Una de ellas es Latitud Ciencias, una feria organizada por la Facultad de Ciencias que recibe a los visitantes en stands atendidos por docentes y estudiantes que proponen actividades interactivas vinculadas a las investigaciones y proyectos que desarrollan.

Así, setiembre en Montevideo empezó científico, con varias propuestas para dejar la letanía del invierno y retomar el movimiento.