América Latina y el Caribe

  • Corea del Sur innova en diplomacia científica

    Fatima Arkin

    24/06/15

De un vistazo

  • En solo cuatro décadas, Corea del Sur pasó de receptor de ayuda a importante donador

  • Este país hoy en día invierte en los abundantes recursos humanos y naturales de África

  • Con US$5.6 billones de PIB, América Latina también es un gran objetivo de inversión

[Seúl] Corea del Sur refuerza la diplomacia científica y su papel en la comunidad científica mundial como parte de una de sus cuatro políticas principales para el 2015, dice el importante ministro de ciencia del país.
 
Choi Yanghee, que dirige el Ministerio de Ciencia, Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y Planificación Futura (MSIP), dice que Corea del Sur ampliará la diplomacia científica fuera de sus esferas tradicionales de influencia en la región, hacia nuevos mercados en África y América Latina.
 
En la década de los años sesenta, Corea del Sur era un importante receptor de ayuda internacional para el desarrollo. Pero en tan solo cuatro décadas se transformó en un donador importante –el único país en el mundo capaz de hacer tal afirmación.
 
Ahora está tratando de ayudar a otros países para que den el mismo paso hacia delante. Países de ingresos bajos recibirán asistencia a la medida en áreas como educación, tecnologías e infraestructura, mientras que la colaboración tendrá lugar con países de ingresos medios sobre proyectos específicos de investigación y desarrollo.
 
Choi dice que este gobierno hará compromisos con oficiales de otros países, para que luego instituciones y universidades surcoreanas continúen la colaboración.
 
“Creo que hay mucho potencial para trabajar más fuerte”, Choi dice a SciDev.Net.

Iniciativas en África
 
Corea del Sur se ha unido a China con el fin de invertir en los abundantes recursos de capital humano, minerales y vegetales de África. El MISP ha estado particularmente interesado en colaborar con varios países africanos en tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC).
 
En mayo de 2014, el Banco de Importación-Exportación de Corea del Sur y el Fondo de Cooperación para el Desarrollo Económico investigaron sobre la viabilidad empresarial de la creación del Instituto Superior de Ciencia y Tecnología de Kenia, inspirado en el Instituto Superior Coreano de Ciencia y Tecnología.
 
Kenia también tiene la intención de abrir programas de maestría y doctorado en su escuela insignia de las TIC, la Universidad Multimedia de Kenia, que actualmente se centra en estudios de pregrado. Corea del Sur tiene previsto asignar unos 80 mil millones de wones (US$78 millones) para que sea una realidad en 2017. La creación de una universidad de posgrado especializada es parte del objetivo de Kenia para convertirse en un país de ingresos medios en 2030.
 
Muchos expertos en ciencia y tecnología de Corea del Sur también se involucran activamente con la comunidad científica etíope. En mayo, el Instituto de Política de Ciencia y Tecnología (STEPI) de Corea del Sur organizó un programa de capacitación con investigadores del Centro de Información de Ciencia y Tecnología de Etiopía (STIC) después de firmar un memorando de entendimiento en marzo de 2015.
 
El objetivo principal del programa es compartir lecciones de las políticas de Corea del Sur en ciencia, tecnología e innovación para el desarrollo, con el propósito de mejorar las habilidades de investigación de quienes trabajan para el STIC, y para ayudar a mejorar el desarrollo de sus capacidades.
 
STEPI y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Etiopía han estado trabajando juntos desde 2010. Han realizado regularmente talleres y programas de capacitación. Varios expertos científicos de Corea del Sur también han actuado como presidentes de las universidades o asesores de política del gobierno.
 
En 2011, Lee Jang-gyu, profesor de ingeniería eléctrica retirado de la Universidad Nacional de Seúl, fue nombrado presidente de la Universidad de Adama de Ciencia y Tecnología, de Etiopía, convirtiéndose en el primer presidente universitario de Corea del Sur en África. El nombramiento se hizo después de que el ministro de asuntos humanos de Etiopía de aquel momento sugiriera que un profesor surcoreano tomara el puesto más alto en la universidad.
 
Iniciativas en América Latina
 
Con un PIB de aproximadamente US$5.6 billones, América Latina es uno de los mercados emergentes más grandes del mundo y Corea del Sur lo ha notado. Brasil, Chile, Colombia y Perú son algunos de los países que el MSIP considera como potenciales socios estratégicos, ya que son “particularmente amables” hacia Corea del Sur o están “interesados en la evaluación comparativa de la experiencia de desarrollo de Corea del Sur”.
 
El MSIP dice que está especialmente interesado en Colombia porque fue el único país latinoamericano en enviar tropas durante la Guerra de Corea. Brasil tiene la mayor economía de la región y es “un socio estratégico potencialmente fuerte”. Los presidentes tanto de Chile como de Corea del Sur tienen interés mutuo en cooperar, mientras que Perú “siempre ha sido amable con Corea”.
 
Este mes de abril, Corea del Sur y Perú firmaron un acuerdo para compartir diversos modelos surcoreanos de parques científicos y tecnológicos. Estos incluyen la operación y gestión de nuevos complejos, el intercambio de mano de obra en diversos campos tales como biotecnología y medio ambiente, así como redes de incubación entre las empresas de ambos países.
 
El MSIP también ha estado ofreciendo consultas sobre modelos científicos similares a Ecuador.
 
En abril pasado, el MSIP también firmó un memorando con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones de Chile para fortalecer la cooperación en áreas tales como las comunicaciones móviles y la conversión al sistema digital, lo que convertiría la señal analógica del país a cable digital.
 
El Instituto Coreano de Astronomía y Ciencias del Espacio y la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile también han firmado un memorando para promover la investigación conjunta y el intercambio de expertos, tras el establecimiento de la Red Telescopio Microlente de Corea (KMTNet) en Chile, Sudáfrica y Australia, en gran parte para realizar investigaciones en microlentes gravitacionales que permitan la detección de exoplanetas de baja masa lo que no es posible con otros enfoques basados en tierra.
 
“Estamos tomando un enfoque sistemático para la diplomacia científica y nuestro objetivo es asociarnos con muchos países diferentes para crear una situación de gana-gana”, dice Choi.
 
Este artículo fue producido por la región del Sudeste Asiático y el Pacífico de SciDev.Net