América Latina y el Caribe

  • Q&A: igualdad, en el centro de agenda para el desarrollo

    María Elena Hurtado

    25/09/14

De un vistazo

  • Hay que ‘descolonizar’ los objetivos – eso es, aplicarlos a todos los países

  • Los países en desarrollo debieran contar con recursos propios para cumplir los objetivos

  • La igualdad debería ser tanto el fin como el impulso del desarrollo sostenible

Alicia Bárcena, alta funcionaria de la ONU, argumenta que los nuevos objetivos de desarrollo deben ser universales y promover la igualdad.
 
La sesión 69 de la Asamblea General de la ONU que se realizará este mes considerará las propuestas de un grupo especial de trabajo sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la agenda de desarrollo post 2015.
 
Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica de Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL), dice a SciDev.Net que la futura agenda de desarrollo y sus ODS deben ser universales y no restringirse solo a los países en desarrollo.
 
También habla de cómo las economías basadas en el conocimiento y el acceso a la tecnología son vitales para el desarrollo sostenible. Señala por qué tener acceso a las tecnologías – a través de acuerdos financieros y convenios de patentes – será clave en la agenda de desarrollo post 2015.
 
Usted llamó a ‘descolonizar’ la agenda de desarrollo post 2015. ¿Qué significa?
 
La agenda de desarrollo post 2015, y los ODS asociados a ella, debería evolucionar desde los objetivos nacionales para países en desarrollo actuales  hacia objetivos universales con obligaciones, responsabilidades y oportunidades para todos los países.
 
Tal como están las cosas, solo uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) – el objetivo número ocho, fomentar una asociación mundial para el desarrollo – incluye a los países desarrollados. Es el objetivo que, hay que decirlo, ha tenido menor avance hasta ahora.
 
Las metas y compromisos deben ser universales pero su implementación debería respetar la soberanía de los países, siempre tomando en cuenta los diferentes niveles de desarrollo entre países así como sus vulnerabilidades, dificultades y su geografía.
 
Debe haber un margen de tolerancia que admita distintos enfoques y formas de implementación y, tal vez también otros objetivos e indicadores.
 
¿Cuáles deberían ser los principios básicos de la agenda de desarrollo post 2015?
 
Desde nuestra perspectiva, la nueva agenda global para el desarrollo y sus ODS deberían ayudar a acortar la brecha entre países desarrollados y en desarrollo. Esto requerirá abordar las asimetrías comerciales y financieras, evitar la condicionalidad de la ayuda para el desarrollo e idear fuentes y formas innovadoras de financiamiento.
 
También es fundamental propiciar economías más resilientes, autosuficientes, seguras y balanceadas.
 
La sostenibilidad debería ser la base conceptual, con la igualdad al centro de un nuevo paradigma de desarrollo: crecimiento para la igualdad e igualdad como motor del desarrollo.
 
Si la igualdad es el objetivo principal, ésta puede lograrse con actividades de inclusión tales como cerrar brechas en el ámbito de la productividad, las capacidades y el empleo.
 
El concepto de igualdad debe ampliarse para que incluya la autonomía, el reconocimiento y la dignidad. Esto significa que todo individuo debe ser reconocido como un igual en cuanto a sus derechos civiles y políticos.
 
Este concepto va más allá de la justicia distributiva en términos de ingresos, activos y recursos. Considera otras dimensiones: capacidades, protección social y acceso amplio a bienes públicos, respeto y dignidad.
 
Conecta la identidad y la discriminación, el género, la etnicidad y las generaciones.
 
Para reducir la desigualdad se requiere un nuevo equilibrio entre estado, sociedad y mercado, que debería ser específico para cada país.  El objetivo central es que el estado recupere el poder de ejecutar políticas redistributivas y de asegurar el acceso público al financiamiento, la tecnología y la innovación.
 
¿Cuál es su lista de Objetivos de Desarrollo Sostenible? ¿Están reflejados en el borrador cero sobre los ODS divulgado el 2 de junio?
 
Estamos muy felices de que el informe del Grupo Abierto de Trabajo sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible haya reincorporado a la igualdad como uno de sus propios ODS.
 
La igualdad, que la CEPAL ha adoptado como su valor principal, es la piedra angular de la acción política porque consagra una aspiración universal que incorpora y reconcilia los rápidos cambios culturales que están ocurriendo en el mundo.
 
El grupo de trabajo ha sugerido que los aspectos centrales de los Objetivos de Desarrollo del Milenio – especialmente la erradicación de la pobreza – siguen siendo fundamentales en la agenda de desarrollo post 2015 y sus metas.
 
Estos objetivos deben encarar tres dimensiones del desarrollo sostenible – la ambiental, la social y la económica – de una manera integral.
 
¿Cuál sería la mejor manera de lograr estos objetivos?
 
Para enfrentar los desafíos globales en el contexto de la agenda de desarrollo post 2015 se necesita un acuerdo mundial que cuente con medios eficaces de implementación y buenos mecanismos para medirlos.
 
Pero la acción colectiva solo es alcanzable si hay una democracia internacional que dé voz a la más amplia red de actores, incluyendo a la sociedad civil y a los académicos.
 
Las instituciones regionales y subregionales son las más adecuadas para asegurar la inclusión y protección de los más débiles, tales como los países menos desarrollados y los pequeños estados insulares.
 
Cada ODS debiera tener su propio mecanismo de implementación, que debería priorizar formas de financiar el desarrollo que vayan más allá de la ayuda externa e incluyan el crédito, la inversión y la innovación.
 
Para cumplir estos objetivos debemos diseñar indicadores viables dotados de   formas efectivas de evaluar las lagunas de datos y la capacidad estadística que garantice un buen monitoreo. 
 
¿Qué papel deben desempeñar la ciencia y la tecnología en los ODS?
 
En el ámbito de las estrategias de desarrollo se necesita establecer vínculos entre las estrategias de tecnologías de comunicación e información, los sistemas de innovación y las políticas sociales e industriales.
 
Solo entonces será posible avanzar significativamente hacia una nueva economía más basada en el conocimiento, que aumente la productividad y genere ocupaciones de buena calidad y así genere un movimiento sostenido hacia una mayor igualdad y un desarrollo económico y social más sostenible.
 
Para alcanzar el desarrollo sostenible se requiere aumentar el número de actividades que tengan un alto contenido de conocimiento. Muchos países exportadores de recursos naturales están haciendo esfuerzos considerables para absorber más tecnologías (como lo demuestran el número de solicitudes de patentes y el gasto en investigación y desarrollo) o están desplazándose hacia un tipo de desarrollo más intensivo en conocimiento.
 
Sin embargo, la mayoría de las patentes de tecnología medioambiental – que la región de América Latina y el Caribe necesitan para avanzar hacia el desarrollo sostenible – son todavía concedidas al mundo desarrollado.

América Latina y el Caribe deben centrar sus negociaciones con países desarrollados en el acceso a nuevas tecnologías e innovaciones, particularmente aquellas relacionadas con la inclusión social y el medio ambiente.
 
Además, los países desarrollados deberían hacer un mayor esfuerzo para aumentar su diseminación de tecnologías amigables con el medio ambiente.
 
La transferencia de tecnología a una región debería ser suplementada con esfuerzos endógenos para cerrar las brechas.  Como mínimo, las condiciones relacionadas con patentes y derechos de propiedad intelectual deberían ser relajadas.
 
¿Qué objetivos relacionados con la ciencia deberían estar en la lista final de los ODS?
 
Las áreas focales de la agenda de desarrollo post 2015 pueden ser organizadas y clasificadas en términos de la inclusión económica, social y medioambiental.
 
La inclusión social debería orientarse hacia el cumplimiento progresivo de los derechos a alcanzar aspiraciones fundamentales de la sociedad: seguridad, salud y una sociedad global prospera.
 
La inclusión económica debería centrarse en cerrar brechas estructurales tales como la productividad y la tecnología con el fin de lograr una mejor distribución del ingreso, oportunidades para un pleno empleo y la protección social universal.
 
La inclusión medioambiental debería mejorar la redistribución de rentas y ganancias productivas obtenidas de la extracción de recursos naturales, la calidad de vida de todos y el acceso global a los bienes públicos.
 
Muchas de las prioridades de la región están en el documento final del grupo de trabajo.
 
Lo que necesitamos ahora es identificar formas eficaces de implementación – mecanismos innovadores de financiamiento, tecnología e industrialización, mejor información estadística para las políticas públicas y buenos marcos de rendición de cuentas.
 
Las Q&A son editadas para hacerlas más claras y por su extensión.
 
La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net