• Mundo en desarrollo busca su parte del botín en Antártida