América Latina y el Caribe

  • Chile otorgará becas de posgrado en áreas estratégicas

    Paula Leighton

    30/08/17

De un vistazo

  • Programa ha financiado becas de posgrado basándose en libre demanda de postulantes

  • Bajo nuevo esquema, solo una parte de becas serán de libre elección desde 2018

  • Investigadores piden que autoridades, academia y sector productivo definan juntos áreas de interés

[SANTIAGO] A partir de 2018, el programa estatal Becas Chile, que financia estudios de posgrado en el extranjero, enfocará la mayor parte de sus recursos en áreas de estudio e investigación prioritarias para Chile.

Con esto, el programa creado en 2008 pone fin a una modalidad de entrega de becas basada en la libre demanda de los postulantes y guiada por su excelencia académica y la calidad de las universidades y programas escogidos por los beneficiarios.

Estamos revisando qué necesita el país, de modo que una parte será de libre elección y una parte apuntará a la necesidad que tienen las universidades, empresas y el Estado en términos de formación de capital humano avanzado”.

Cristián Nicolai, Director Ejecutivo de Conicyt


Así, hasta 2017 la mayoría de las becas se concentraron en Ciencias Naturales (35,2 por ciento) y Ciencias Sociales (24), seguidas por Humanidades (15,1) e Ingeniería y Tecnología (12,2), mientras que las de menor demanda fueron Ciencias Médicas y de la Salud (6,9) y Ciencias Agrícolas (6,7).

“Estamos revisando qué necesita el país, de modo que una parte será de libre elección y una parte apuntará a la necesidad que tienen las universidades, empresas y el Estado en términos de formación de capital humano avanzado”, dice a SciDev.Net Cristián Nicolai, director Ejecutivo de Conicyt.

El anuncio, hecho por el presidente del Consejo de Conicyt, Mario Hamuy, el 27 julio, fue bien recibido por asociaciones de estudiantes de posgrado y de investigadores.

El Equipo de Coordinación Red INCHE, que reúne a investigadores chilenos en España, dice a SciDev.Net que la decisión “brinda a Becas Chile un sentido público que orienta los criterios de selección de los becarios y sus programas en base a un objetivo país”.

La Asociación Nacional de Investigadores de Postgrado (ANIP), señaló en el diario El Mercurio que “puede ser un mecanismo para asegurar la inserción laboral de estudiantes de posgrado que ahora vuelven en condiciones precarizadas”.

Al hacer el anuncio, Hamuy señaló que las áreas estratégicas aún no han sido definidas. Sin embargo, la decisión que se tome despierta inquietud. “Es razonable que un país decida dónde priorizar recursos, pero al definir áreas prioritarias se corre el riesgo de no elegir bien, dejar fuera áreas que hoy no se visualicen como importantes pero que mañana podrían serlo o que la decisión se guíe por criterios economicistas”, opina Ariel Orellana, vicerrector de Investigación y Doctorado de la Universidad Andrés Bello.

Para reducir estos riesgos, Red INCHE considera “de vital importancia incluir a la comunidad de investigadores y académicos en la definición de áreas de interés, en un trabajo conjunto entre Conicyt, las universidades, las sociedades científicas y el sector productivo”.