América Latina y el Caribe

  • Perú define su política de CyT en proceso participativo

    Zoraida Portillo (Perú)

    29/03/16

De un vistazo

  • Perú aprobó este mes una nueva Política Nacional de Ciencias, Tecnología e Innovación

  • El texto plantea seis amplios objetivos sobre la base de garantizar que no disminuya el financiamiento logrado

  • La política será complementada con una estrategia con metas y acciones que se entregará en 90 días

[LIMA] Promover el conocimiento alineando los resultados de investigación con las necesidades del país; estilmular la generación de capital humano calificado; y mejorar la calidad de los centros de investigación y desarrollo son algunos de los seis objetivos estratégicos que estructuran la nueva política nacional de ciencia, tecnología e innovación (CTI), aprobada (9 de marzo) por el gobierno peruano.

El documento hace una descripción de la situación actual de la CyT en el país y, además de fijar seis objetivos estratégicos, establece ocho principios rectores que abarcan desde la excelencia en la búsqueda de conocimiento hasta estrategias interculturales para incluir los diferentes saberes de los pueblos indígenas del país.

Entre los puntos más destacados, además de garantizar que no disminuya el financiamiento otorgado en los últimos años para fortalecer el sector, el texto detalla que se espera acortar la brecha en capital humano, acceso a nuevas tecnologías, innovación, patentes y fortalecimiento institucional.

“Creo que hemos entrado en una senda en favor de la CTI y es muy difícil que podamos retroceder”

Pedro Bernal, especialista
del Concytec de Perú

Según el documento, solo en recursos humanos el país tiene actualmente una brecha de unos 15.700 doctores. Para 2021, año del bicentenario de su independencia, Perú requerirá otros 22.000.

En los últimos años, el gobierno creó iniciativas y reformas para impulsar la innovación tecnológica y fomentar mayor inversión, como la exoneración tributaria para empresas que inviertan en investigación científico-tecnológica.
 
Asimismo, aumentó en diez veces el presupuesto del sector y ahora hay más de US$476 millones para investigación. No obstante, el documento reconoce que la inversión en tecnologías de información y comunicación (TIC) es una de las más bajas de la región (1,7 por ciento). En hogares que cuentan con PC solo supera a Venezuela y el porcentaje de hogares con acceso a internet (7,3) es superado ampliamente por Argentina y Brasil.
 
Pedro Bernal, especialista en evaluación y transferencia tecnológica del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) de Perú, dice a SciDev.Net que contar con una política nacional permitirá tener un horizonte a futuro para desarrollar la CTI en concordancia con los objetivos de desarrollo del país y articular los esfuerzos que vienen haciendo los diversos sectores.
 
Pero al haberse promulgado en pleno proceso electoral para elegir al nuevo presidente peruano —que comenzará su mandato el 28 de julio— existen dudas sobre su cumplimiento, pese a ser fruto de un amplio proceso de participación con representantes del estado, sector privado, la academia y la sociedad civil.
 
“Sería un grave error [no darle cumplimiento] porque seguiríamos siendo consumidores de tecnología y no generadores de conocimiento”, precisa a SciDev.Net Abraham Vaisberg, presidente de la Academia Nacional de Ciencias del Perú.
 
Bernal es optimista. “Creo que hemos entrado en una senda en favor de la CTI y es muy difícil que podamos retroceder”, indica.
 
Vaisberg asegura que las universidades y el mundo académico presionarán para que se continúe con el apoyo al sector y su progreso sostenido.
La política será complementada con una estrategia de implementación que entregará el Concytec en 90 días y que contendrá las acciones, indicadores y metas que cada sector deberá cumplir.


Enlace a la Política Nacional para Desarrollo de CTI del Perú