América Latina y el Caribe

  • Mujeres urbanas superan a hombres en crecimiento de riqueza

    Emma Brown

    08/03/16

De un vistazo

  • Estudio examina la desigualdad de género a nivel doméstico y comunitario

  • Hogares liderados por hombres tienen más activos y tierras que los que lideran mujeres

  • Estadísticas existentes a nivel nacional pueden invisibilizar una significativa desigualdad local

En el mundo en desarrollo, los hogares liderados por hombres continúan siendo los que poseen más tierra y riqueza que los que manejan las mujeres, pero este escenario puede estar cambiando en las ciudades, según investigadores.
 
El estudio trató de establecer si existe o no una conexión entre la riqueza domestica y el género del jefe de hogar y encontró que cuando el jefe de hogar es un hombre posee hasta un 13 por ciento más de riqueza en activos y 28 por ciento más en tierras que si está liderado por una mujer.
 
Sus resultados se basan en cerca de 700.00 respuestas a una encuesta aplicada por USAID (la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), la cual cubrió indicadores de riqueza tales como tuberías interiores, pisos de concreto, posesión de bicicletas y tenencia de tierras.
 
El estudio trató de establecer si existe o no una conexión entre la riqueza domestica y el género del jefe de hogar.
 
“Logramos analizar la [inequidad de género] a nivel doméstico, comunitario y nacional”, dice el autor principal Brendan Fisher, un economista ambiental en la Universidad de Vermont, en Estados Unidos.
 
La encuesta encontró que mujeres en muchos países son menos capaces de asegurar derechos sobre la tierra que los hombres, debido a barreras educativas y legales. Pero también encontró que a muchos hogares liderados por mujeres les está yendo bastante bien, demostrando que no hay una correlación sencilla entre género y pobreza.
 
Alcanzar la equidad de género es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que entró en efecto este año. Pero el estudio, publicado en PLOS ONE el 1º de marzo, encontró que los indicadores nacionales y globales –tales como el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas- no brinda una imagen precisa sobre la inequidad local. Por ejemplo, el análisis demuestra que, en promedio, las mujeres en Senegal tienen niveles de riqueza por activos y tierras más altos que los hombres, pero el cuadro varía en diferentes partes del país. Esto ocurre porque los progresos en la equidad de género, tales como acceso a la educación y a trabajos para las mujeres, benefician principalmente a las mujeres de las áreas urbanas, dice Ibrahima Aidara, directora de programa en la Iniciativa para la Sociedad Abierta en el oeste de África, basada en Dakar, que promueve la gobernanza.
 
“Puedes ver que ahora hay una clase media de mujeres creciente”, dice Aidara, pero agrega que las normas culturales alrededor de los roles de las mujeres en la sociedad actúan como barreras continuas para la equidad de género, particularmente en áreas rurales, en donde las personas son típicamente menos educadas.
 
Fisher dice que los científicos y generadores de políticas deben mirar al interior de los países para entender qué es lo que realmente incide en la inequidad. “Apoyarnos en [estadísticas de nivel nacional] podría dirigirnos hacia la dirección incorrecta o hacernos ignorar regiones con alta inequidad [local]”, indica.
 
El estudio sugiere que los análisis localizados de inequidad de género también podrían demostrar más en detalle los beneficios de dar a las mujeres más opciones en la vida.
 
“Mejorar la equidad de género conlleva una increíble suma de beneficios”, incluyendo educación, salud infantil y gestión de recursos naturales, dice Fisher.
 
La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net