América Latina y el Caribe

  • Brasil aprueba mosquitos GM que eliminarían el dengue

    Rodrigo de Oliveira Andrade

    01/05/14

De un vistazo

  • Luego de pruebas, autorizan liberación comercial del mosquito

  • Se cruza con mosquitos silvestres cuya descendencia muere antes de llegar a la adultez

  • Pero no es claro cómo la disminución del mosquito afectará la transmisión del dengue

[SAO PAULO] Las autoridades brasileñas decidieron que las cepas genéticamente modificadas (GM) de un mosquito cuya prole muere antes de llegar a la edad adulta no representa un riesgo significativo a los humanos o al ambiente. Con esta decisión se abre la posibilidad para que la empresa que desarrolló los insectos pueda venderlos en Brasil como una estrategia de control del dengue.
 
La Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio), el organismo gubernamental que regula los organismos transgénicos en Brasil, aprobó la decisión la semana pasada (10 de abril).
 
Las cepas GM, conocidas como OX513A, ya habían sido liberadas por medio de pruebas en el Brasil. Y con su uso ahora oficializado, su desarrollador, la empresa de biotecnología británica Oxitec, planea solicitar licencia a los órganos gubernamentales de Brasil para vender las cepas. 
 
“Una vez que Oxitec tenga la licencia comercial, la empresa planea desplegar programas para controlar el mosquito Aedes aegypti. Los clientes potenciales serían los municipios y otras entidades gubernamentales y privadas”, dice a SciDev.Net Glen Slade, jefe de desarrollo de negocios de Oxitec.
 
Según él, la empresa se prepara para pedir la licencia comercial a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA).
 
Los mosquitos GM machos tienen dos genes adicionales: uno produce una proteína que causa obstáculos en el desarrollo del insecto mientras el segundo actúa como un marcador, posibilitando a los investigadores monitorear los mosquitos en el campo.
 
Las hembras silvestres de los mosquitos que copulan con los machos GM transfieren los genes a su descendencia, los cuales mueren antes de llegar a la edad adulta.

Desde 2011, investigadores de la Universidad de Sao Paulo, junto con Oxitec, han probado este abordaje en tres pruebas de campo en el estado de Bahía. En estos, liberaciones sucesivas de la cepa transgénica redujo la población silvestre adulta del A. aegypti entre 79 y 93 por ciento, según Oxitec.
 
Sin embargo GeneWatch, una organización sin fines de lucro del Reino Unido que monitorea la biotecnología en el mundo, advirtió en una declaración que la población de otro mosquito transmisor del dengue, el Aedes albopictus, podría aumentar si los mosquitos de Oxitec fueran liberados.
 
Slade se defendió diciendo a SciDev.Net: “Es posible que el número de A. albopictus aumente en las áreas donde la infestación del A. aegypti se reduce, pero eso no está correlacionado, ya que cada especie prefiere un hábitat especifico”.
 
En todo caso, añade, “el A. albopictus ha demostrado ser un vector deficiente del dengue”.
 
Para Jayme Souza-Neto, genetista de la Universidad Estadual Paulista (Unesp) de Botucatu, Brasil, los impactos resultantes de la liberación de los mosquitos GM, a largo plazo, todavía son pocos claros.
 
Señala que “aunque Oxitec afirma que las pruebas preliminares fueron exitosas, causando una supresión significativa de la población de los mosquitos, los efectos reales de la reducción en la transmisión del dengue  todavía no está claro”.
 
Según él, las agencias brasileñas de bioseguridad deben monitorear las liberaciones futuras cercanamente.
 
Souza-Neto señala que la implementación de la técnica de Oxitec en una ciudad de 50.000 personas costaría de dos a cinco millones de reales (cerca de US$890.000 a US$2.2 millones) en el primer año y cerca de un millón de reales en los años siguientes.
 
“Aunque es un método promisorio de control de los mosquitos del dengue, todavía es imperativo que el gobierno continúe fomentando la educación y los programas de advertencia para mantener la población vigilando los sitios de reproducción y otras acciones preventivas contra el dengue”, dice a SciDev.Net.
 
La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net