América Latina y el Caribe

  • Conservar Amazonía reduce malaria y otras enfermedades

    Helen Mendes

    20/07/15

De un vistazo

  • Resultados muestran que beneficios de áreas de conservación estricta van más allá de lo ambiental

  • Ofrece evidencia de que deterioro ambiental de Amazonia empeora condiciones de salud de población

  • Tomadores de decisiones deberían unir esfuerzos de políticas de salud pública y conservación

[CURITIBA, BRASIL] Un estudio realizado en la Amazonia brasileña demuestra que en zonas de protección ambiental estricta la incidencia de malaria, diarrea e infecciones respiratorias es significativamente menor a la de otros tipos de áreas protegidas, carreteras y áreas mineras.

"En general se considera que las unidades de conservación de protección completa imponen más costos para la población local y tienen como beneficios solamente bienes públicos globales, como la conservación de la biodiversidad", explica a SciDev.Net Simone Bauch, investigadora del Banco Interamericano de Desarrollo en Brasilia y coautora del trabajo.

"Sin embargo, nuestro estudio muestra que estas áreas también son más eficaces en generación de beneficios públicos de salud local", añade.

El estudio, publicado en la edición virtual de PNAS (16 de junio), muestra que si bien la construcción de carreteras se asocia a menores tasas de infecciones respiratorias y diarrea, aumenta la incidencia de malaria, porque la deforestación deja más lugares para la reproducción de mosquitos.

“Nuestro estudio muestra que áreas de conservación estricta también son más eficaces en generación de beneficios públicos de salud local”.

SImone Bauch, BID Brasil


Las áreas de uso sostenible —que permiten la ocupación y el uso humano— tienen mayor incidencia de malaria mientras que las áreas de protección estricta ostentan tasas más bajas de las tres enfermedades, de lo que los autores deducen que el tipo de protección ambiental es importante.

Los investigadores analizaron datos de enfermedades, salud pública, clima, demografía, políticas de conservación y otros de 700 municipios de la Amazonia brasileña.

Subhrendu Pattanayak, de Duke University (EE.UU.), coautor del estudio, dice a SciDev.Net que antes de este estudio la comunidad científica solo intuía que la conservación del medio ambiente ofrecía beneficios para la salud, pero sin datos concretos.

Para Felipe Pessoa, investigador en Salud Pública de Fiocruz Amazônia, institución de investigación en salud, la gran cantidad de datos analizados brindan evidencia estadística de cómo “el deterioro de la calidad ambiental de la Amazonia empeora las condiciones de salud".

Según Pessoa, estos resultados implican que los "tomadores de decisiones en la esfera política deberían unir esfuerzos de políticas de salud pública y de conservación” pues no siempre se comunican con la velocidad que se espera ante evidencias tan importantes, señala a SciDev.Net.

Pattanayak dice que la ciencia se ha especializado tanto que a veces le resulta difícil abordar cuestiones de políticas públicas que abarcan varios temas como medicina, salud pública, ciencias ambientales, economía y ciencias políticas.

Los factores económicos e intereses particulares dificultan aún más invertir esfuerzos en la creación de una base de datos de salud, cambios ambientales, servicios públicos (carreteras, médicos), condiciones sociales y factores económicos para un determinado grupo de personas, asevera.

"Hay un amplio reconocimiento de la importancia de la investigación multi e interdisciplinaria -como esta- pero muy pocos incentivos para realizarla, así que los investigadores no están motivados a investigar estos temas”, refiere.
 
Enlace al estudio completo en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) (en inglés)