América Latina y el Caribe

  • Luz verde a vacuna contra la malaria

    Tania Rabesandratana

    28/07/15

De un vistazo

  • Los beneficios superan los riesgos, a pesar de ofrecer solo una protección modesta

  • Se abre la puerta para las campañas de vacunación en África

  • Sin embargo, la vacuna puede dar a la gente una falsa sensación de seguridad

La primera vacuna contra la malaria ha recibido luz verde de los reguladores europeos al día de hoy, abriendo la puerta a las campañas de vacunación para los niños de África.

Este es un gran salto para la vacuna RTS, S después de décadas de investigación. También conocido bajo el nombre comercial Mosquirix, la vacuna está destinada a proteger a los niños de entre seis semanas y 17 meses contra el parásito Plasmodium falciparum, causante de malaria y transmitido por mosquitos.

“RTS, S es una vacuna imperfecta, que proporciona solo una protección parcial contra la malaria clínica”, dice Brian Greenwood, investigador de medicina tropical clínica en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en el Reino Unido. Sin embargo, la reciente aprobación es un “hito importante” que puede ayudar a controlar la malaria donde otros métodos, como el uso de mosquiteros impregnados con insecticidas, no son suficientemente eficaces, añade Greenwood.

Según la Organización Mundial de la Salud, 562.000 personas murieron de malaria en África en el 2013, de los cuales un 82 por ciento eran niños menores de cinco años.

La principal evidencia de que la vacuna es segura y efectiva proviene de un gran ensayo clínico llevado a cabo en siete países africanos, dijo la Agencia Europea de Medicamentos en un comunicado. De acuerdo con este ensayo, Mosquirix ofrece “protección modesta”, que disminuye después de un año, pero a pesar de esta “eficacia limitada”, sus beneficios superan a los riesgos, dice la agencia.

Los observadores han advertido que todavía no está claro qué tan bien funcionará la vacuna fuera del entorno controlado de un ensayo clínico. Por ejemplo, la vacuna puede “dar a la gente una falsa sensación de seguridad”, haciendo que se dejen de usar mosquiteros, dicen Seth Berkley, presidente ejecutivo de Gavi, la Alianza de Vacunas, y Mark Dybul, director ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria.

Además, la eficacia de la vacuna depende de que los bebés reciban una dosis de refuerzo después de un período inicial de tres dosis. “En la práctica, ¿qué tipo de tasa de abandono podemos esperar para esa vacuna de refuerzo?” se preguntan Berkley y Dybul en una declaración al blog del Global Fund.

La vacuna aún debe pasar por varias barreras reglamentarias antes de que pueda ser añadida a la caja de herramientas contra la malaria en África. La “opinión científica positiva” de la comisión de la EMA para los medicamentos de uso humano significa que Mosquirix, que está diseñada para su uso fuera de la Unión Europea, cumple con los mismos estándares de calidad que aquellos medicamentos utilizados en Europa.

Ahora se espera que la Organización Mundial de la Salud emita recomendaciones políticas para el uso de Mosquirix en los programas de vacunación, posiblemente en noviembre. Los reguladores nacionales tendrán entonces que autorizar la vacuna para su uso en cada país.

En un comunicado, GSK, el fabricante de la vacuna, dice que para hacer la vacuna asequible, venderá Mosquirix a un “precio sin fines de lucro”, que cubre el costo de fabricación más “alrededor de cinco por ciento”. Este “pequeño retorno” se “reinvertirá en investigación y desarrollo de vacunas de segunda generación contra la malaria, o vacunas contra otras enfermedades tropicales desatendidas”.

La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net