América Latina y el Caribe

  • (Foto referencial). Rastros de un derrame de petróleo en el lago Maracaibo, ocurrido en junio del 2010.

  • Alerta en Mar Caribe por derrame de petróleo

    Marielba Núñez

    02/06/17

De un vistazo

  • Hidrocarburo derramado en Trinidad y Tobago es cinco veces más tóxico que el petróleo

  • Científicos y ambientalistas preocupados por daños a largo plazo a biodiversidad marina del Caribe

  • Aún no hay versión oficial sobre impacto a la flora y fauna de las áreas comprometidas

[CARACAS] El derrame de hidrocarburo que afecta las costas de Trinidad y Tobago, Venezuela, Aruba, Bonaire y Curazao, repercutirá sobre la biodiversidad marina y los ecosistemas costeros de la región, advirtieron miembros de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN-Venezuela) en un comunicado en el que también cuestionan la actuación de las autoridades venezolanas.
 
Según el documento (19 de mayo), firmado por integrantes de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de  la UICN, el derrame tendrá efectos a largo plazo sobre las zonas naturales,  incluyendo “la degradación de ecosistemas costeros, como arrecifes coralinos, plantas marinas, manglares, entre otros”.

“La refinería está ubicada en un sitio geográfico que funciona como puerta de entrada de las corrientes marinas que vienen del Delta del Orinoco y del Atlántico…”

Edgar Yerena - Universidad Simón Bolívar

 
Otras 61 organizaciones no gubernamentales venezolanas han señalado que el hidrocarburo derramado pone en peligro los recursos pesqueros y alimentarios de los cuales dependen miles de personas en el país y exigen una indemnización a las autoridades de Trinidad.
 
El producto que se derramó es combustóleo residual para barcos, un combustible cinco veces más tóxico que el petróleo, explicó a SciDev.Net Juan Carlos Sánchez, quien formó parte del Grupo Intergubernamental de Cambio Climático y ha analizado el incidente.
 
Aunque la fuga de 300 barriles de combustible, el 23 de abril, se originó en una refinería propiedad  de la empresa estatal Petrotrin de Trinidad y Tobago, según la UICN, la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) “debió ejecutar a tiempo el plan de contingencia existente para evitar que el crudo alcanzara aguas venezolanas”.
 
El hidrocarburo se derramó originalmente en el río Guaracara, suroeste de la isla de Trinidad, desde donde fluyó hacia el Golfo de Paria y continúa desplazándose por el mar Caribe. En Venezuela, los parques nacionales Los Roques, Península de Paria y Turuépano han sido contaminados. Pero otras zonas costeras, como las islas de Margarita, Coche y Cubagua también reportan manchas de hidrocarburo.
 
Según Pdvsa, las labores de contención y limpieza han sido exitosas habiéndose incorporado ONG y comunidades de las zonas afectadas. Pero para la UICN, los voluntarios no están capacitados para realizar esta tarea.
 
“La refinería está ubicada en un sitio geográfico que funciona como puerta de entrada de las corrientes marinas que vienen del Delta del Orinoco y del Atlántico, por lo que cualquier accidente de este tipo que ocurra allí requiere una actuación inmediata”, señaló a SciDev.Net el biólogo Edgar Yerena, investigador del laboratorio de Áreas Protegidas de la Universidad Simón Bolívar y uno de los miembros de la UICN que firmó el comunicado. Marc de Verteuil, director de la ONG Papa Bois, de Trinidad, ha solicitado informes oficiales sobre el impacto en la fauna y flora sin obtener respuesta.
 
Hay dudas sobre si la cantidad de petróleo que se derramó es la que efectivamente fue informada por la empresa estatal, indicó. Con esa apreciación coinciden Sánchez y Yerena.
 
A los expertos también les preocupa el estado de las instalaciones de la refinería de Pointe- á-Pierre, que cumplieron un siglo, por lo que podría volver a ocurrir otro derrame. 

Enlace a documento de miembros de UICN