América Latina y el Caribe

  • Chile invierte en la creación de una industria solar

    Paula Leighton

    07/10/16

De un vistazo

  • Chile busca capitalizar su radiación solar natural en proyectos de I+D+i en energía

  • El plan Transforma Solar implementará 50 iniciativas para aprovechar este recurso natural

  • La iniciativa impulsa la investigación, crea puestos de trabajo y une al Estado con empresas y centros tecnológicos

[SANTIAGO] Con una inversión público-privada de US$ 800 millones, Chile lanzó un programa que pretende capitalizar su condición de territorio con la mayor y mejor radiación solar en el planeta, impulsando una industria nacional de bienes y servicios asociados a la energía solar.

El programa Transforma Solar, anunciado por la presidenta Michelle Bachelet (12 septiembre), implementará 50 iniciativas para aprovechar este recurso natural “con mayor conocimiento y valor agregado”, dice a SciDev.Net el ministro de Energía, Máximo Pacheco.

Pacheco apuesta a “contribuir desde la energía solar a la transformación productiva de Chile”.

Considerando la radiación privilegiada del Desierto de Atacama, el programa ―en el que participan el Estado, empresas y centros tecnológicos nacionales e internacionales―incluye un componente de desarrollo de módulos y sistemas fotovoltaicos adaptados a desiertos.

Para ello se consolidará un grupo de unos 20 investigadores conectados a redes internacionales de I+D, que desarrolle conocimiento para crear tecnologías apropiadas a dichas condiciones.

Además, se capacitará a unas 500 personas para desempeñarse en la industria solar, que se sumarán a otros expertos ya formados.

Pacheco destaca otras tres áreas claves de I+D+i centradas en la minería, sector con alto consumo energético que se desarrolla principalmente en el Desierto de Atacama.

Primero se buscará “hacer más intensiva la utilización de soluciones energéticas solares en los procesos extractivos de minerales y en los de fundición y producción de cables, tuberías y reciclado de metales”.

Otra área es el almacenamiento de energía térmica y química (baterías), utilizando sales de litio y otros subproductos de la minería.

Y en tercer lugar, combustibles solares para el transporte, incluyendo el de concentrado y minerales de la gran minería. Esto, señala Pacheco, incluye “la producción de hidrógeno con energía solar, como forma de almacenar energía”.  Para el director del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Santiago, Humberto Verdejo, esta “es una excelente señal para incentivar el sector energético, que hoy es el más productivo del país. Es la semilla para generar trabajo e impulsar una industria desaprovechada”.

Al anuncio se suma la última licitación estatal de suministro eléctrico para hogares y pymes, donde la masiva participación de energías renovables no convencionales bajó el precio promedio del megavatio/hora. Esto reducirá las cuentas de luz en 20 por ciento desde 2021.

De los 20 GW de capacidad eléctrica en Chile, más de 1 es capacidad fotovoltaica. Las centrales actualmente en construcción añadirán próximamente 2 GW.