América Latina y el Caribe

  • Caiman crocodilus la especie silvestre que más redituó legalmente comercializada (US$500 millones).

  • Comercio de especies amazónicas en riesgo movió US$1.300 millones

    Martín De Ambrosio

    01/08/17

De un vistazo

  • Por primera vez se realizó un reporte regional de importaciones y exportaciones de estas especies

  • Especie más comercializada fue el Caiman crocodilus seguida por la madera

  • Estados Unidos, Alemania, Holanda, Italia, Singapur y Hong Kong son principales países de destino

La comercialización legal de especies amazónicas en riesgo es un buen negocio. Según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente (PNUMA), entre 2005 y 2014, el valor de las especies comercializadas procedentes de la Amazonía de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela ascendió a 128 millones de dólares anuales.
 
Pieles de caimán y pecarí y fibra de vicuña para la industria de la moda; reptiles vivos para el mercado de mascotas; orquídeas vivas con fines ornamentales; carne de caimán, paiche (un pez) y caracol para el sector alimentario; pepinos de mar para alimentos y para medicinas tradicionales; productos de cedro rojo y caoba para la industria maderera, son algunas especies comercializadas.

“Conocer el comercio legal ayuda a entender el comercio ilegal. Es una línea base de información del comercio legal para los países de la región…”

Adriana Rivera-Brusatin, Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit

 
En total, en la década analizada, el comercio de especies legales movió US$1.300 millones. La especie más comercializada fue el Caiman crocodilus (US$500 millones), seguida por la madera (US$350 millones).
 
Estados Unidos, Alemania, Holanda, Italia, Singapur y Hong Kong fueron los principales países de importación de estos productos.
 
Los caimanes de origen silvestre fueron el principal producto exportado por Bolivia, Guyana y Venezuela, mientras que para Colombia fueron caimanes criados en cautividad. Perú exportó taricayas (tortugas de agua) provenientes de planes de manejo comunitarios, y pecaríes (mamíferos) procedentes de caza de subsistencia realizada por comunidades nativas.
 
También fueron importantes las exportaciones de orquídeas propagadas artificialmente desde Brasil, Ecuador y Venezuela. Guyana y Surinam exportaron principalmente loros silvestres.
 
El informe, de más de cien páginas, incluye 12.000 especies autóctonas amazónicas listadas en los apéndices de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). El comercio de estas especies está sujeto a una estricta reglamentación para no poner en más riesgo su supervivencia, y se autoriza bajo circunstancias excepcionales.
 
“Por primera vez hay una compilación y análisis del comercio legal en los últimos diez años de los países que conforman la cuenca amazónica. Esto lo convierte en un estudio integral, no solo focalizado en una especie o un país, sino con perspectiva regional”, dijo Adriana Rivera-Brusatin, del Programa Regional Amazonía Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit y participante del estudio.
 
A decir de sus autores, el documento “pretende servir como línea base de información que ayude a las autoridades CITES de los países amazónicos, y otros actores relevantes, a consolidar el trabajo en materia de gestión, monitoreo y control de especies de fauna y flora silvestres en el comercio internacional”.
 
Para Hernán Ibáñez, de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, el informe incluye las especies listadas en algún apéndice de la CITES, en su mayoría de alto valor económico a nivel internacional. Por eso, más allá de las cifras oficiales, que sirven como un piso a la extracción, hay todo un movimiento ilegal que excede la casuística, precisó. “Es muy tentador y redituable colocar a estas especies en el primer mundo, pero implica una logística importante ya sea desde el momento que se captura hasta el momento en que se las trafica”. Ello lo lleva a reclamar que las ilegalidades que ocurran en este tráfico se presenten como lo que son: “crimen altamente organizado”.
 
“Conocer el comercio legal ayuda a entender el comercio ilegal. Es una línea base de información del comercio legal para los países de la región mostrando tendencias y estimación de valores comerciales por los grupos taxonómicos mayormente comercializados”, remarcó por su parte Rivera-Brusatin.