América Latina y el Caribe

  • Desastre ambiental es tema de Carnaval en Brasil

    Luisa Massarani

    07/03/17

De un vistazo

  • Este año, dos escuelas de samba recurrieron a temas ambientales para su presentación en el desfile del carnaval de Río.

  • Portela, la escuela que resultó ganadora, revivió un desastre ambiental en un importante río del país

  • Imperatriz Leopoldinense hizo referencia a la contribución de un grupo de indígenas a la cultura brasileña

[RIO DE JANEIRO] En 2015, el colapso de una represa en una mina en el estado de Minas Gerais en Brasil causó daños sin precedentes en ese país.

En la ocasión, toneladas de barro con metales pesados —un volumen que originalmente se estimó en unas 25.000 piscinas olímpicas— se extendieron por más de 800 kilómetros y alcanzaron el Río Dulce (en portugués, Río Doce), uno de los más importantes de Brasil.

Con efectos negativos irreversibles sobre la salud humana y el ambiente, este año el desastre, que marcó la historia del país, fue revivido en uno de los espacios más importantes en la cultura popular brasileña: el carnaval de Río de Janeiro.

Ganadora del carnaval de Río de Janeiro este año, la escuela de samba Portela eligió los ríos como tema del desfile, pues por ellos pasan muchas historias y mantienen los secretos de las aguas que dieron origen al mundo.

En uno de los carros alegóricos, “un río que era dulce”, la escuela de samba dejó los colores fuertes típicos del carnaval y utilizó el marrón para recordar la tragedia en Minas Gerais. Un inmenso pescador, todo en el color del barro, representó el lamento de todo lo que se perdió.      

“Es imposible hablar de los ríos sin pensar en la violencia que fue el desastre en el Río Doce”, dijo a SciDev.Net Isabel Azevedo, divulgadora de la Casa de la Ciencia, centro interactivo de ciencia de la Universidad Federal de Río de Janeiro y una de las autoras del tema del desfile.

Otra escuela de samba, Imperatriz Leopoldinense, presentó como tema de la trama de samba “Xingu, grito que viene de la selva”, para hablar de la contribución de los pueblos indígenas del Xingú (que habitan en la primera reserva indígena creada en Brasil, en 1961, en el estado de Mato Grosso) a la cultura brasileña y transmitir un mensaje de conservación y respeto por la naturaleza y la biodiversidad.

El Premio Nobel Roald Hoffmann, profesor de la Universidad de Cornell (EE.UU.) y entusiasta de la iniciativa de llevar la ciencia al carnaval, comentó a SciDev.Net: “El ambiente, la tierra que nos rodea y la forma como ella nos afecta y en que interactuamos, es una preocupación esencial para nosotros. Y una delicia. Y la ciencia también. Es natural que seamos curiosos sobre el mundo que nos rodea. ¡Lo divertido es saber! Tiene mucho sentido que el carnaval, que celebra la vida en todos sus aspectos, también mire la ciencia y el medio ambiente”. El Movimiento de los Afectados por las Represas (MAB, en portugués) —una agrupación de Brasil que nuclea a las poblaciones amenazadas o afectadas por represas— en una nota publicada en su sitio, felicitó a las dos escuelas de sambas: “Lo que mostraron en [la avenida] Sapucai fortalece las denuncias que hacemos sistemáticamente de las violaciones de los derechos humanos y la destrucción ambiental causada por las empresas irresponsables, que solo buscan beneficiarse donde construyen estas obras”.

“Muchos piensan que el carnaval es solo una fiesta, pero es también una oportunidad de presentar una mirada crítica a temas que nos preocupan en una manifestación popular de dimensión mundial, visto que el carnaval de Río es visto por aproximadamente 200 países”, dijo Azevedo.

De hecho, el carnaval brasileño ha sido también, desde hace más de un siglo, un espacio para manifestar críticas sociales y políticas, a través de músicas, fantasías y desfiles.
 
> Enlace al video de la presentación de las escuelas de samba.