América Latina y el Caribe

  • Piden hoja de ruta más clara sobre 17 ODS propuestos

    Yojana Sharma

    11/06/14

De un vistazo

  • Cambio climático ha sido incluido entre Objetivos de Desarrollo Sostenible sugeridos

  • Pero hay poco detalle de cómo lograr los objetivos en mundo en desarrollo

  • Existe riesgo de tensión entre los objetivos basados en la ciencia y la realidad política

El grupo de la ONU encargado de elaborar la propuesta sobre el conjunto de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ha publicado un ‘borrador cero’ sugiriendo 17 temas para reemplazar a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que expirará el próximo año.
 
Si bien algunos expertos mostraron su complacencia por el borrador —publicado la semana pasada por el Grupo Abierto de Trabajo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible— por  constituir un buen punto de partida para las negociaciones, también expresaron su decepción porque el texto no incluya más detalles sobre la forma en que los objetivos y sus metas relacionadas se conseguirán en los países en desarrollo, lo cual requerirá una enorme inversión en los métodos de observación, medición e informe de los progresos.
 
Los ODS propuestos, que deberán alcanzarse en 2030, aspiran a “acabar con la pobreza en todas sus formas en todas partes”, e incluyen temas de amplio alcance como hambre, salud, igualdad de género, educación, agua y sanidad, energía, crecimiento económico, consumo y producción sostenibles, cambio climático, biodiversidad y conservación marina.
 
El borrador cero “es impulsado más por la política que por la ciencia, pero hay bastante en su contenido que es científicamente válido”, dice Farooq Ullah, director ejecutivo de Stakeholder Forum, organización internacional que trabaja para promover el desarrollo sostenible y la democracia.
 
Felix Dodds, miembro del Instituto Mundial de Investigación de la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos, opina que “el grupo de trabajo hizo una buena labor de inventario y compilación de muchos temas y retos en el borrador cero”.
 
El documento “cubre todas las áreas prioritarias”, afirma Gisbert Glaser, asesor del Consejo Internacional de Ciencia, en Francia, adscrito a un ‘gran grupo’ de la ONU que representa a la ciencia y la tecnología en las negociaciones de desarrollo sostenible.
 
El documento incluye todos los temas principales resaltados por la comunidad científica, como cambio climático, biodiversidad y los océanos, informa.
 
Sin embargo, precisa que hay áreas que no han sido abordadas, por ejemplo los “objetivos ambientales tales como contaminación y uso limitado del agua, contaminación atmosférica, eficiencia energética”.
 
Ullah cree que se debería reducir el número de metas. “Hay demasiados objetivos y son muy complejos”, comenta.
 
Pero según Glaser, “en la comunidad científica, tendríamos dificultades para desechar algunos temas”. Sería mejor si algunos se fusionaran en lugar de eliminarlos, agrega.
 
La reacción inicial al borrador se enfoca en si fueron incluidas determinadas áreas, donde muchos saludan la presencia del cambio climático como un progreso significativo. Este tema no estaba incluido en los ODM.
 
Objetivos mal definidos
 
En una carta la semana pasada, los copresidentes del grupo de trabajo “recomendaron encarecidamente” a las delegaciones de los países que participan en las discusiones en curso de los ODS “pasar directamente a centrarse” en las metas y objetivos propuestos.
 
Sin embargo Glaser añade: “Se ha perdido bastante en el borrador. Algunos de los objetivos e indicadores siguen siendo insuficientes”.

Será necesaria una lectura más exhaustiva y una comparación con la lista de indicadores preparada por la comunidad científica”.

Felix Dodds, Instituto de Investigación Mundial

Muchos aún están por definirse y por lo tanto se han escrito como ‘x por ciento’ en el borrador. Las fechas, especialmente para los objetivos intermedios, aparecen como ‘20xx’.
 
Por ejemplo, en los objetivos e indicadores de cambio climático “algunas de las áreas están en blanco en este momento”, dice Ullah.
 
“Realmente tenemos una gran oportunidad para la ciencia. ¿Cómo vamos a definir estas cifras? ¿Cuáles son los umbrales? ¿Van a ser normativas, decididas a través de la diplomacia, o estarán basadas en lo que la ciencia del mundo real nos dice que necesitamos alcanzar e incluso en lo que es posible?”, pregunta Ullah.
 
“Será necesaria una lectura más exhaustiva y una comparación con la lista de indicadores preparada por la comunidad científica”, indica Dodds, refiriéndose a la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible (SDSN por sus siglas en inglés), iniciativa de investigación de la ONU que en un borrador de informe presentado en mayo recopiló listas detalladas de los posibles objetivos e indicadores de desarrollo sostenible.
 
Importancia de la implementación
 
Pero la sección ‘medios de implementación’ del borrador cero, que incluirá la construcción de la capacidad, el intercambio de tecnología, los bancos de conocimiento, la colaboración científica y los recursos de capacitación, parece haberse quedado corta en relación a las expectativas de los expertos.
 
La sección “se enfoca en unas cuantas áreas importantes en el borrador pero pasa por alto otras igualmente importantes” como el apoyo a la ciencia y a la tecnología y, en particular, el respaldo para el fortalecimiento tecnológico de los países menos desarrollados, subraya Glaser.

Los países en desarrollo solo podrán ejecutar y supervisar los ODS si tienen los datos y la información necesaria, continúa.
 
“Hay un gran problema alrededor de la brecha Norte-Sur en ciencia y tecnología”, remarca Glaser.
 
La SDSN ha propuesto más de 100 posibles indicadores para rastrear los ODS, que el comité de trabajo podría aprovechar en sus borradores posteriores. Pero han surgido dudas sobre si los países más pobres podrán recopilar y monitorear semejante cantidad.
 
Incluso para los ocho ODM, muchos países carecían de la capacidad de generar los datos de calidad que se requerían, y los sistemas de recolección de información surgieron solamente después de algunos años de adoptados los objetivos.
 
“Hay un gran riesgo de tensión entre la ciencia y la política una vez comiencen las negociaciones”, señala Ullah. Ello debido a que los objetivos se basarán en la ciencia pero los negociadores presionarán por niveles que sean políticamente aceptables cuando regresen a sus países, los que podrían ser menores a lo que la ciencia sugiere que es importante para resolver los problemas y satisfacer los objetivos, explica.
 
El borrador cero será discutido durante la reunión del grupo de trabajo que tendrá lugar la próxima semana (16-20 de junio) en Nueva York, Estados Unidos.
 
Enlace al borrador cero (en inglés)
 
Enlace al informe de la SDSN (en inglés)

La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net