América Latina y el Caribe

  • ¿Somos críticos al escribir de energía nuclear?

    Aleida Rueda

    13/06/15
La energía nuclear es un tema principal en Corea. El país es uno de los más grandes generadores de electricidad a partir de centrales nucleares en el mundo. Cuenta con 23 reactores construidos con una capacidad total de 20,5 gigavatios, otros cinco están en construcción y hay previstos dos más. Esto hace que Corea del Sur ocupe el quinto lugar en el mundo en capacidad nuclear instalada. 

Por lo tanto, este tema no podía quedarse fuera de la Conferencia Mundial de Periodistas Científicos (WCSJ), que se celebró en Seúl esta semana. Algunas sesiones sobre energía nuclear fueron patrocinadas por el Instituto Coreano de Investigación de Energía Atómica, el Instituto Coreano de Seguridad Nuclear (KINS por su sigla en inglés) y por Energía Hidrológica y Nuclear de Corea. Juntos, estos grupos describieron los beneficios de la energía nuclear, los nuevos desarrollos y cómo la energía nuclear contribuye a la economía y el ambiente

En una conferencia llena de periodistas, era de esperarse un montón de preguntas críticas en torno a este patrocinio y a las afirmaciones de que la energía nuclear es un elemento positivo. Pero no hubo ninguna.
 

Creo que la clave para ser crítico es conocer el tema: entender lo que es la energía nuclear y cuáles son sus usos. Tenemos que hacer nuestra tarea como periodistas

Harry Surjadi, director ejecutivo de la
Sociedad de Periodistas Científicos de Indonesia

Ello me hizo preguntarme: cuando se trata de energía nuclear, ¿los periodistas somos suficientemente críticos?
 
Recibí algunas ideas sobre esto durante una sesión dirigida a enseñar a los periodistas cómo informar con precisión sobre la energía nuclear.
 
Toshihide Ueda, editor de ciencia del diario japonés “The Asahi Shimbun”, dijo que la información pública sobre la energía nuclear se centra en los éxitos de los investigadores, los gobiernos y las empresas, pero no sobre los problemas con ellos. 

Esto hace que sea difícil para los periodistas llegar a la información crítica que equilibre sus reportajes. Como resultado, muchos optan por el camino fácil y dan a sus lectores sólo una parte de la imagen, aseveró.
 
Indonesia es un ejemplo de a lo que esto puede conducir. El país no cuenta con un reactor nuclear instalado, pero sus ciudadanos están pidiendo uno a gritos porque en los medios solo ven historias positivas sobre la energía nuclear.
 
Harry Surjadi, director ejecutivo de la Sociedad de Periodistas Científicos de Indonesia, relató a la audiencia cómo los medios de comunicación locales han adoptado un enfoque totalmente acrítico en los temas de energía nuclear. Presentó un artículo de un periódico que tenía este titular: “Mayoría de indonesios quiere una planta nuclear”, sin decir cómo ni de dónde provenía esa información, si había alguna encuesta y de ser así, cómo se había realizado.
 
“Eso son relaciones públicas, no periodismo”, subrayó Surjadi.
 
A principios de este año, la Agencia Nacional de Energía Nuclear de Indonesia (BATAN, por su sigla en inglés) invitó a un grupo de periodistas a un viaje para firmar un acuerdo con Rusia para construir la primera central nuclear en el país. Según Surjadi, las actividades de este viaje eran claramente acerca de todos los beneficios de las plantas de energía nuclear. Él aconseja a los periodistas consultar diferentes fuentes para equilibrar sus historias. Pero primero, dijo, tienen que estudiar.
 
“Creo que la clave para ser crítico es conocer el tema: para entender lo que es la energía nuclear y cuáles son sus usos. Tenemos que hacer nuestra tarea como periodistas”, precisó.
 
Pero los periodistas no siempre pueden hacer esto solos. También tienen que ser apoyados por las organizaciones para las que trabajan, incluidos sus editores. Eso es lo que señaló Dominique Leglu, editora en jefe de Ciencias y Avenir, sitio web francés de noticias de ciencia.
 
“Necesitas estar en los medios de comunicación que puedan darte el tiempo y el dinero para ayudar a investigar estos temas, y eso no es común”, dijo.
 
La versión original de este artículo fue publicada en la edición global de SciDev.Net.