América Latina y el Caribe

  • México: Atún de lata y cazón, fuente de metilmercurio

    Denisse Joana Flores, Isela Alvarado Cruz

    02/05/17

De un vistazo

  • Consumo habitual de atún enlatado y cazón expone a los mexicanos al metilmercurio

  • Pero la advertencia no es evitar estos alimentos, si no identificar las mejores especies

  • Según estudio, el consumo de pescados y mariscos no cubre las recomendaciones dietéticas establecidas

[CIUDAD DE MÉXICO] El consumo habitual de atún enlatado y cazón en México contribuye en 75% a la exposición al metilmercurio (MeHg) —la forma más tóxica de este metal—, lo cual representa un problema de salud pública, revela un estudio.

Con base en datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición realizada en México en 2012, la investigación —publicada online en la revista Chemosphere en enero, y en mayo en la edición impresa— consideró el consumo diario promedio de pescado y mariscos de la población mexicana, así como la exposición a ácidos grasos omega 3 (benéficos para el desarrollo cerebral y la prevención de enfermedades coronarias) y la exposición al metilmercurio.

Así estimaron una ingesta diaria promedio de 10 gramos (4kg anuales) repartido entre 20 especies de pescados y mariscos, la mitad de lo que consume un estadounidense. 

El estudio encontró que las especies más consumidas son el atún enlatado, mojarra, camarón, pez liza, carpa, cazón, de las cuales el atún y cazón contribuyen con 75 por ciento del total estimado de MeHg (1,557 microgramos por gramo —µg/g— y 0,346µg/g, respectivamente).

Según la investigación, los mexicanos consumen 1,9ug por día de MeHg derivado de 20 especies de peces y mariscos analizados.

Además, Alejandra Cantoral, del Instituto Nacional de Salud Pública y coautora de la investigación, explicó a SciDev.Net que este análisis tomó en cuenta el consumo máximo según el peso del individuo.

Según la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA, en inglés) las personas pueden consumir, por día, hasta 0,1 microgramos de metilmercurio por kilogramo de peso corporal. “Si un adulto de 60kg come 10g de atún enlatado (que contiene 3.4µg de MeHg) se expone a 0,058µgr de MeHg por Kg de peso, mientras que un niño de 20 kg que consume la misma ración ingerirá 0,173µg de MeHg por Kg. Así, habría mayor riesgo para los niños, porque rebasaría el consumo permitido por la EPA”, ejemplificó.

Federico Paez, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México, explicó que pese a que existe en una Norma Oficial Mexicana (NOM-242-SSA1-2009) sobre productos de pesca frescos, refrigerados, congelados y procesados, que específica el límite máximo de MeHg (0,5µg/kg), no hay datos suficientes sobre este compuesto para los mariscos de las costas.

A través de una guía que muestre los niveles máximos permisibles de contaminantes de las especies más consumidas en el país, el consumidor podría elegir aquellos mariscos que contengan buena concentración de ácidos grasos y bajo MeHg.       

Según la investigación, el salmón, la sardina, la trucha y las anchoas ofrecen el mejor balance de ácido grasos y metilmercurio, y la advertencia no es evitar el pescado o marisco, si no identificar el mejor alimento.
 
Enlace al artículo en Chemosphere