América Latina y el Caribe

  • Biodiesel de soja, menos nocivo que otros combustibles

    Marina Lemle

    16/06/16

De un vistazo

  • Estudio evaluó los efectos tóxicos de las emisiones de combustibles usados en Brasil.

  • Los expertos midieron la capacidad de esos compuestos de inducir o inhibir toxicidad en células pulmonares

  • Es un hallazgo prometedor para prevenir muertes y hospitalizaciones por enfermedades respiratorias

Un estudio de investigadores brasileños y puertorriqueños sugiere que el biodiesel de soja, a diferencia del diesel, no causa efectos negativos directos sobre las células pulmonares y no induce respuestas patológicas.

Publicado en la revista Toxicology in Vitro, la investigación evaluó los efectos tóxicos de las emisiones de cuatro combustibles usados en Brasil: diesel comercial, biodiesel de soja, biodiesel de soja con aditivos y etanol con aditivos. 

“Los resultados deberían servir de base para que el país invierta más en el estudio de los efectos de biodiesel en la salud, con la esperanza de utilizar más y mejor esta fuente de energía”.

Adriana Gioda, Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro

 
Brasil se destaca mundialmente en biocombustibles principalmente por su investigación en la producción de etanol, derivado da la caña de azúcar que substituye a la gasolina y es menos contaminante. 
 
El biodiesel de soja —un mercado creciente, que podrá sustituir al diesel— se usa en forma pura o mezclado.

En su estudio, los científicos expusieron células de pulmón a partículas emitidas en la quema del combustibles para verificar la toxicidad de los compuestos y su capacidad de inducir o inhibir la secreción de citocinas. 
 
Estas proteínas del sistema inmunológico son responsables de los procesos inflamatorios, y un aumento en su producción puede causar daños o llevar a la multiplicación de otras células, como sucede con el cáncer.

Según Adriana Gioda, investigador de Química Atmosférica en la Pontifícia Universidade Católica do Rio de Janeiro (PUC-Rio) y una de las autoras del estudio, la investigación demostró, por primera vez, que el biodiesel de soja no genera una importante reacción tóxica en las células pulmonares.

El análisis mostró que el material particulado emitido en la quema de biodiesel de soja llevó a una producción de proteínas inflamatorias mucho menor que el material emitido por el diesel. Incluso, cuando los metales fueron extraídos del biodiesel de soja, la reacción inflamatoria aumentó, esto es, los metales presentes en el biodiesel de alguna forma inhiben la producción de proteínas inflamatorias.
Sin embargo, la investigadora advierte que estos resultados no deben subestimarse ni considerarse absolutos.

“Es una noticia con buenas perspectivas para el futuro. Los resultados deberían servir de base para que el país invierta más en el estudio de los efectos de biodiesel en la salud, con la esperanza de utilizar más y mejor esta fuente de energía”, opinó.

Solange Cristina García, profesora de Toxicología de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, la investigación sigue una línea prometedora para la prevención de muertes y hospitalizaciones por enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

“Invertir en investigación en biocombustibles es, sin duda, una solución a mediano y largo plazo para reducir las emisiones de contaminantes tóxicos a la atmósfera y prevenir la enfermedad. Vincular la ciencia a la solución de problemas sociales es la mejor manera”, afirma.
 
Aunque sean biodegradables y fuentes de energía renovables, los biocombustibles como el biodiesel de soja y el etanol también pueden ser perjudiciales para el ambiente, porque el cultivo agrícola demanda grandes extensiones de tierra.
 
Enlace al estudio en Toxicology in Vitro