América Latina y el Caribe

  • La atención de salud evaluada por los propios pacientes

    Lisbeth Fog

    27/02/17

De un vistazo

  • Más de cuatro mil pacientes evaluaron atención médica primaria y especializada recibida

  • Ellos percibieron desacuerdos en diagnóstico, tratamientos y duplicación de pruebas y procedimientos

  • Estudio recomienda mejorar coordinación entre atención primaria y especializada

[BOGOTÁ] Pacientes brasileños y colombianos perciben que sus médicos generales y especialistas se comunican poco entre sí, no diligencian los formatos para remitirlos de un nivel al otro y tienen escaso interés por hacer un seguimiento adecuado durante el ciclo de atención médica, reveló un estudio.

Más de 4.000 pacientes que tuvieron al menos un problema de salud en los tres meses previos de comunidades urbano marginales residentes en Recife y Caruaru al nordeste de Brasil, y Kennedy y Soacha en Colombia central fueron encuestados.

“…se ha estudiado muy poco sobre las percepciones que tienen los usuarios acerca de los servicios de salud”.

Carlos Andrés Castañeda, Observatorio Nacional de Salud, Colombia


Los investigadores deducen que existen fallas en la comunicación desde el médico especializado hacia el general porque “no se están generando procesos adecuados de retroalimentación que favorezcan la toma de decisiones de los médicos generales”, dice a SciDev.Net Amparo Susana Mogollón-Pérez, coautora del estudio.

Esto sucede en los dos países, pero los resultados son más desfavorables en Colombia, particularmente en lo relacionado con la percepción de fallas en la transferencia y uso de la información clínica, continúa Mogollón-Pérez, investigadora de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, Bogotá.

“Esta falta de consistencia puede ser reflejo de errores en el diagnóstico y tratamiento de los médicos de atención primaria debido a que los especialistas no les envían la información clínica de los pacientes, o a la baja calidad de la atención primaria (entrenamiento inadecuado y restricciones en cuanto a los exámenes y pruebas que pueden solicitar), o una combinación de los dos”, dice el estudio.

Como consecuencia de las fallas en la transferencia de información clínica y los problemas en el seguimiento a la atención, los pacientes perciben desacuerdos en el diagnóstico, tratamiento y duplicación de pruebas y procedimientos. Ello genera desconfianza del especialista a las acciones que cumplen los médicos de atención primaria.

Aunque los encuestados calificaron positivamente su relación con los médicos, los pacientes brasileños tienen una mejor percepción, atribuible a la mayor estabilidad profesional en la atención primaria.

“Este tipo de estudios lo que quiere dar es la voz y la mirada de los usuarios de los servicios de salud”, concluye Mogollón-Pérez, porque “son ellos quienes identifican si hay discontinuidades en la atención y perciben si la respuesta que le otorgan los distintos profesionales que intervienen en sus procesos está absolutamente coordinada y responde a sus necesidades de salud”.

Carlos Andrés Castañeda, director del Observatorio Nacional de Salud, Colombia, opina que la investigación es un valioso aporte al conocimiento, “porque se ha estudiado muy poco sobre las percepciones que tienen los usuarios acerca de los servicios de salud”.

Pero advierte que los resultados deben tomarse con cautela, pues el análisis, en el caso colombiano, se hizo en pacientes de Bogotá, que tienen un mayor acceso a los servicios de salud en comparación al resto de Colombia.

El estudio recomienda elaborar políticas públicas para mejorar la coordinación entre la atención primaria y la especializada, pero también que los profesionales tomen conciencia de la importancia de transferir información clínica de calidad. Para ello es necesario generar adecuadas condiciones de trabajo, mejorar la remuneración laboral, propiciar espacios para la discusión de casos y actualización permanente de los profesionales, e identificar estrategias conjuntas de trabajo colaborativo entre médicos generales y especialistas, concluye la investigadora.

“El paciente debe ser el centro de atención y el centro de los procesos asistenciales”, dice.

Enlace al resumen en Health Policy and Planning