América Latina y el Caribe

  • Mujeres están subrepresentadas en estudios clínicos de VIH

    Andrea Small Carmona

    02/11/15

De un vistazo

  • Mayor participación femenina se da en estudios sobre vacunas: 38 por ciento

  • Sin embargo en investigaciones sobre cura de la enfermedad es solo de 11 por ciento

  • Estudios financiados con fondos públicos son los que menos mujeres incluyen

Pese a que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) ataca casi por igual a hombres y mujeres, ellas no están lo suficientemente representadas en los estudios clínicos de tratamientos contra esta enfermedad.
 
Un análisis publicado en Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes determinó que la participación de las mujeres fue minoritaria en 552 investigaciones sobre tratamientos antirretrovirales, vacunas y estrategias curativas para el VIH, que estaban disponibles en la base de datos de PubMed, y que sumaban 144.033 pacientes.
 
En promedio, ellas representaron 19,2 por ciento de la muestra en investigaciones de tratamientos antirretrovirales; 38,1 por ciento en estudios de vacunas y 11,1 por ciento en trabajos que buscaban curas contra el VIH.

“Si no se buscan las diferencias potenciales entre géneros, existe el riesgo de que los tratamientos y esfuerzos de prevención no sean óptimos, o que incluso puedan causar daño a las mujeres”.

Mirjam Curno, autora del estudio

 
Si las proporciones de género en las muestras clínicas no se corresponden con la realidad, los resultados del laboratorio podrían no coincidir con los observados en la población general una vez distribuidos los tratamientos, advierte Mirjam Curno, autora principal del estudio e investigadora en inmunología viral.
 
“Hay evidencia creciente de que las diferencias entre hombres y mujeres afectan al perfil y prevalencia de la enfermedad, como también la respuesta a las drogas, su metabolización. Si no se incluye un número adecuado de mujeres y no se buscan las diferencias potenciales entre géneros, existe el riesgo de que los tratamientos y esfuerzos de prevención no sean óptimos, o que incluso puedan causar daño a las mujeres”, alerta.
 
Otro hallazgo importante es que los estudios financiados con fondos públicos son los que menos mujeres parecen incluir. “Existen mandatos que rigen la paridad de género en estudios como estos, pero no siempre se cumplen”, añade.
 
Pero no todo es malo: la tendencia indica que está aumentando el número de mujeres participantes en este tipo de investigaciones, señala Curno. Por ejemplo, existe una tendencia creciente de participación femenina en los ensayos de antirretrovirales en los últimos 20 años, aunque aún lejos de alcanzar la paridad.
 
Verónica Miller, directora del Foro para la Investigación Colaborativa del VIH, dice a SciDev.Net que, además del factor clínico, la inclusión de mujeres en estudios del VIH también trae beneficios de tipo social.

“La apropiación del proceso de investigación, las visitas adicionales a las clínicas y el acceso a mejores cuidados de salud, además de la sensación de haber contribuido al bien común (por haber participado de un estudio clínico)... son beneficios no siempre evaluados, pero importantes”, refiere.
 
“Aunque los estudios no pueden ser considerados como ‘no éticos’ —entre otras cosas porque no se puede probar la exclusión sistemática de las mujeres—, tenemos que preguntarnos: ¿reflejan los valores, principios morales y responsabilidades de la comunidad que participa en la investigación? Por esta y otras razones, es necesario corregir cuanto antes el problema”, concluye.
 
Enlace al resumen del artículo en Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes