América Latina y el Caribe

  • Caracol Biomphalaria glabrata, hospedero del parásito que transmite la esquistosomiasis

  • Un gran paso para entender mejor la esquistosomiasis

    Helen Mendes

    21/06/17

De un vistazo

  • Secuenciamiento permitirá entender por qué parásito causante de enfermedad se adapta al caracol

  • No existe vacuna para esquistosomiasis por lo que se requiere conocer mejor mecanismos del transmisor

  • Solo en 2015 fueron afectadas 66,5 millones de personas en mundo en desarrollo

La comprensión y control de la esquistosomiasis se verá favorecida con el secuenciamiento del genoma del caracol de la especie Biomphalaria glabrata, principal hospedero del parásito Schistosoma mansoni, que causa la enfermedad.

Un equipo de 118 investigadores de 11 países realizó el secuenciamiento  y describió las propiedades que le permiten al caracol albergar al S. mansoni, y que rigen las interacciones entre ambas especies.

A partir de ahora será posible entender mejor los sistemas digestivo, muscular, de defensa y otros [del caracol], y encontrar formas más eficaces de controlarlo o hacerlo resistente a la infección por el S. mansoni”.

Omar dos Santos Carvalho, Laboratorio de Helmintología y Malacología Médica, Fiocruz Minas


Estos hallazgos ayudarán a crear métodos que interrumpan la infección del parásito al caracol. Como no existe una vacuna para la enfermedad, las investigaciones con el hospedero son relevantes.

“A partir de ahora será posible entender mejor los sistemas digestivo, muscular, de defensa y otros [del caracol], y encontrar formas más eficaces de controlarlo o hacerlo resistente a la infección por el S. mansoni”, dijo a SciDev.Net Omar dos Santos Carvalho, del Laboratorio de Helmintología y Malacología Médica de Fiocruz Minas, coautor de la investigación.

Una de las posibilidades es entender cómo el mecanismo de defensa del B. glabrata permitió que el S. mansoni se adaptase tan bien a ese molusco, lo que podría generar nuevas formas de controlar la infección.

La investigación, publicada en Nature Communications, comenzó en 2002, con la recolección de ejemplares del caracol en Minas Gerais, Brasil, por investigadores del Centro de Investigación René Rachou (Fiocruz Minas).

La presidenta de la Sociedad Brasileña de Malacología, Sônia Barbosa dos Santos, considera importante que la investigación se haya hecho a partir de ejemplares de Brasil. "Es un artículo muy importante. Además de colaborar para una mejor comprensión de la biología y éxito evolutivo de la Biomphalaria glabrata, puede también servir para estudios comparativos con las demás especies del género", dijo a SciDev.Net.

Las personas contraen esquistosomiasis cuando se exponen al agua contaminada con huevos del parásito. Los síntomas de la enfermedad incluyen dermatitis, fiebre alta, diarrea, dolor abdominal, y, en las fases crónicas, el aumento de órganos como el hígado y el bazo. La esquistosomiasis es predominante en regiones tropicales y subtropicales, especialmente en comunidades sin acceso al agua potable y saneamiento. La forma de la enfermedad causada por el S. mansoni está distribuida en África, Oriente Medio, Caribe, Brasil, Venezuela y Surinam.

La Organización Mundial de la Salud estima que más de 66,5 millones de personas fueron tratadas en 2015 y 218 millones de personas necesitaron tratamientos preventivos para la enfermedad.

Enlace al artículo completo en Nature