América Latina y el Caribe

  • Chile gana concesión de telescopios de rayos gamma

    Andrea Small Carmona

    27/07/15

De un vistazo

  • Red de telescopios Cherenkov avalada por 31 países

  • Se planea montar cerca de 100 platos en el desierto de Atacama

  • Otros veinte se instalarán en La Palma, las Islas Canarias españolas

Chile ha sido escogido para ser el hogar del grupo de telescopios de rayos gamma más grande del mundo.

Alrededor de 100 platos serán instalados en el desierto de Atacama, cerca del Gran Telescopio de Paranal del Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés). El grupo de instrumentos constituirá el núcleo sur de la Red de Telescopios Cherenkov (CTA, por sus siglas en inglés), valorada en US$330 millones.
.

“Esperamos que nuestros contribuyentes y científicos de Namibia y México continúen aportando científica y técnicamente a la CTA”

Giampaolo Vettolani, Red de Telescopios Cherenkov (CTA)

 

El núcleo norte del proyecto tendrá 20 platos y será instalado en La Palma, en las Islas Canarias de España, ubicada en el océano Atlántico, señala un comunicado emitido la semana pasada (16 de julio) por la Junta Directiva de la CTA.

El proyecto será el instrumento más avanzado del planeta para la astronomía de rayos gamma de muy altas energías, de acuerdo con un representante de la CTA.

Solo algunos objetos celestes, tales como agujeros negros supermasivos, estrellas de neutrones y supernovas, emiten rayos gamma. El grupo de telescopios estudiará estas radiaciones cósmicas de muy altas energías para entender su rol en el universo e investigar la aceleración de partículas alrededor de los agujeros negros, entre otros temas.

El proyecto CTA es apoyado por 31 países, entre ellos Argentina, Brasil, Chile, India, México, Namibia y Suráfrica, mientras que las naciones restantes son principalmente economías desarrolladas. La junta directiva está conformada por representantes de ministerios y agencias de financiamiento.

España, Estados Unidos y México hicieron ofertas para acoger el núcleo norte, mientras que Argentina, Chile y Namibia compitieron para recibir las instalaciones en el hemisferio sur.


Global sites 
En el mapa se observan los lugares seleccionados y que apoyan los telescopios que se instalarán en Chile.

La decisión final se basó en una evaluación de “las condiciones ambientales, simulaciones del desempeño científico y estudios de construcción y costos operativos”, dijo la CTA en un comunicado oficial, sin dar más detalles de por qué Chile y España fueron escogidos.

La junta de la CTA retuvo a México y Namibia como “alternativas viables”, en caso de que las negociaciones con Chile y España no prosperen.

“Esperamos que nuestros contribuyentes y científicos de Namibia y México continúen aportando científica y técnicamente a la CTA, movidos por el interés común de construir el mejor instrumento posible para toda la comunidad”, dijo el vicepresidente de la junta directiva, Giampaolo Vettolani.

Gagik Tovmassian, quien dirigió la propuesta mexic ana, dijo a SciDev.Net que las autoridades nacionales “estaban preparadas para invertir significativamente con el fin de albergar la CTA y así desarrollar aún más la astrofísica de muy altas energías en el país”.

Chile es ya hogar de algunos de los observatorios más grandes y sofisticados del mundo, pero la Red de Telescopios Cherenkov “será el primer telescopio del país destinado a la astrofísica de muy altas energías, un tipo de telescopio que no existe todavía entre las muchas instalaciones astronómicas de Chile”, dijo a SciDev.Net Fernando Comerón, representante local del Observatorio Europeo Austral.

Los instrumentos serán diez veces más sensibles que los telescopios de rayos gamma disponibles actualmente en cualquier lugar del mundo. Esto permitirá a los investigadores recolectar información mucho más detallada.

Las negociaciones ya han comenzado con las autoridades locales y los institutos de investigación en los países seleccionados y, de acuerdo con Comerón, esta fase durará algunos meses. Si todo sale según lo planeado, los primeros platos serán instalados en Chile a comienzos de 2016 y el proyecto entero estaría completo en 2023.

La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net