América Latina y el Caribe

  • Brasil: fumadores seropositivos requieren más atención

    Rodrigo de Oliveira Andrade

    26/01/15

De un vistazo

  • Obstrucción pulmonar, neumonía y TBC son males más comunes entre fumadores y exfumadores con VIH

  • Estudio recomienda profundizar campañas antitabaco entre pacientes con VIH

  • Sin embargo, se requiere perfil más detallado de pacientes seropositivos fumadores y exfumadores

[SÃO PAULO] El consumo de alcohol y drogas como crack y cocaína, y el bajo nivel de escolaridad son algunas características recurrentes entre fumadores portadores de VIH en Río de Janeiro, según un estudio publicado en la revista PloS One (23 de diciembre).
 
La conclusión se basa en los hábitos de consumo de tabaco de 2.775 personas seropositivas, de las cuales 1.281 nunca fumaron, 830 eran fumadores y 664 ex-fumadores. Todos recibieron tratamiento entre enero de 2011 y julio de 2013 en el Instituto de Pesquisa Clínica Evandro Chagas (Ipec) de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), Río de Janeiro.
 
Los investigadores verificaron que el uso de alcohol y drogas ilícitas fue mayor entre los fumadores en comparación con los otros dos grupos. Asimismo, el nivel de escolaridad entre fumadores era menor a nueve años.
 

Los profesionales de salud deberían incentivar que sus pacientes seropositivos dejen de fumar

Thiago Torres

Además, constataron una mayor probabilidad de ingresos al hospital entre exfumadores y fumadores (42 y 41,2 por ciento, respectivamente) frente a los que nunca habían fumado (33,5 por ciento).
 
Al comparar los datos clínicos de los fumadores, los investigadores constataron que los males más diagnosticados fueron obstrucción crónica de los pulmones, neumonía y tuberculosis. Los resultados, según los autores, preocupan porque la tuberculosis es la principal causa de muerte entre pacientes con VIH en Brasil.

Una de las recomendaciones de Thiago Torres, del Centro de Investigación Clínica de la Ipec-Fiocruz, y principal autor del estudio, es profundizar las campañas antitabaco entre pacientes con VIH.

“Los profesionales de salud deberían incentivar que sus pacientes seropositivos dejen de fumar. Un trabajo multiprofesional con el médico, psicólogos y asistente social sería ideal, especialmente entre las poblaciones más vulnerables”, refiere.

La psicóloga Elizabeth Piemonte Constantino, de la Universidad Estadual Paulista (Unesp) en Assis, Sao Paulo, está de acuerdo, pero señala que estos resultados deben explorarse mejor, por ejemplo con mayor descripción y contextualización de los individuos entrevistados y sus relaciones con el tabaquismo.

 “Tenemos pruebas suficientes de los males del tabaco”, dice a SciDev.Net. “Precisamos ahora de un perfil más detallado de los entrevistados, como el socioeconómico, su estructura familiar, como comenzó a fumar, etc.”
 
Eso es muy importante, añade, porque el acto de fumar está ligado al comportamiento del individuo, y un perfil débil “no mostrará las variables que conllevan a fumar”.
 
Las informaciones del estudio fueron obtenidas por entrevistas y comparadas con datos clínicos y socio-demográficos, como etnia, escolaridad, y comportamiento histórico de consumo de alcohol, cocaína y crack.

Este estudio se relaciona con el publicado en la revista AIDS (14 de enero) que analizó datos sobre muertes y tabaquismo en aproximadamente 18.000 personas con VIH en Europa y América del Norte durante un período de 14 años, y encontró que fumar duplicó el riesgo de muerte: anualmente, 8 de cada 1.000 fumadores fallecieron, en comparación a 4 de cada 1.000 no fumadores.

Enlace al artículo completo en PloS One (en inglés)
 
Enlace al estudio en AIDS (en inglés)