América Latina y el Caribe

  • Caña de azúcar: aliada de energías limpias

    Helen Mendes

    12/04/18

De un vistazo

  • Si usan su melaza, Guatemala, Nicaragua y Cuba reemplazarían 10% de su gasolina

  • Y Bolivia, El Salvador y Honduras aumentarían su suministro eléctrico si usan el bagazo

  • Reconversión a biocombustibles podría empezar mezclando gasolina y etanol

[CURITIBA] La fabricación de etanol de caña de azúcar reduciría las importaciones de combustibles fósiles, y el bagazo de esa misma planta mejoraría el acceso a la electricidad en los países de América Latina, según un estudio que analizó el potencial de la  planta  como fuente de energía más limpia en la región.

Realizado por investigadores brasileños y colombianos, el estudio evaluó las perspectivas del cultivo en el suministro de energía, ahorro de emisiones de gases invernadero y disminución de las importaciones de petróleo en la región, y confirmó que estos beneficios pueden lograrse con “aproximadamente la misma inversión estimada para energía renovable entre 2012 y 2014 en América Latina y el Caribe, excluyendo a Brasil”, equivalente  a unos US$ 35 mil millones, distribuidos en diez años.

Guatemala, Nicaragua y Cuba podrían reemplazar el 10 por ciento de su gasolina usando sus melazas actuales. Y si Bolivia expande su producción de caña de azúcar a 1 por ciento de sus pastizales, podría reemplazar el 20 por ciento de gasolina y diesel, quedándole además un excedente de etanol para exportar, afirman los autores.

"A países como Colombia o Mozambique les sugerimos comenzar a producir etanol a partir de melaza, como hizo Brasil", dice Luis Barbosa Cortez, ingeniero agrícola de la Universidad de Campinas y uno de los autores del estudio. Él coordina un proyecto, financiado por Fapesp, que evalúa las perspectivas de la producción de bioenergía en Mozambique, Sudáfrica, Colombia y Guatemala.

Muchos países de África y América Latina tienen insuficiente electricidad. Si usan los residuos de caña de azúcar para generarla, mejorarán su acceso y las personas comenzarán a cambiar de opinión con respecto a la bioenergía”.

Suani Teixeira, Grupo de Investigación en Bioenergía, Universidad de São Paulo
El programa brasileño de etanol a base de caña de azúcar data de los años 70, como respuesta a la crisis del petróleo. Actualmente, Brasil es el principal productor mundial de caña de azúcar. El país exige mezclar 27 por ciento de etanol con gasolina. Además, 16 por ciento del suministro nacional de energía se hace con derivados de caña de azúcar.

Publicado en la revista Renewable Energy, el estudio asegura que el bagazo de caña de azúcar puede mejorar el acceso a la electricidad en muchos países, si se usa mejor. En Bolivia, El Salvador y Honduras, podría suministrar el 3,5 por ciento de la demanda de electricidad bajo la producción actual, asegura el estudio.

Para hacer sus estimados  los investigadores utilizaron dos escenarios: un marco a corto plazo, considerando la producción de caña de azúcar existente; y un enfoque a mediano y largo plazo, con caña de azúcar cultivándose en uno por ciento más de los pastizales actuales, y una mezcla de gasolina y etanol de hasta 20 por ciento.

"Cuando hablamos de etanol, pensamos que los resultados obtenidos en Brasil serán los mismos en otros lugares, pero no es así", añade Cortez. Aconseja comenzar con una mezcla de 10 por ciento de gasolina y etanol. "Producir energía en lugares rurales es excelente para generar empleos y actividades económicas", sostiene. Suani Teixeira, coordinadora del Grupo de Investigación en Bioenergía de la Universidad de São Paulo, dijo a SciDev.Net que muchos países están interesados en hacer la transición hacia una energía más limpia y renovable, pero a menudo enfrentan dificultades para implementar políticas de bioenergía.

"Por ejemplo, Mozambique tiene una ley que ordena la mezcla de gasolina y etanol, pero está luchando por ponerla en práctica. No saben exactamente cuánto costará la producción de etanol, qué subsidios deben colocarse, y así sucesivamente ", dice Teixeira.

En su opinión, a veces es mejor para un país comenzar usando residuos vegetales para generar electricidad, en lugar de empezar con biocombustibles líquidos. "Muchos países de África y América Latina tienen insuficiente electricidad. Si usan los residuos de caña de azúcar para generarla, mejorarán su acceso y las personas comenzarán a cambiar de opinión con respecto a la bioenergía", explica.

El estudio es resultado de proyectos financiados por FAPESP, uno de los donantes de SciDev.Net.

Enlace al resumen del artículo en Renewable Energy