América Latina y el Caribe

  • Chile: institucionalidad científica vive profunda crisis

    Paula Leighton

    26/01/16

De un vistazo

  • En menos de tres meses, entidad rectora de CyT ha sufrido renuncia de dos presidentes

  • Presupuesto para ciencia en este año no tuvo aumento mientras decrecen otros indicadores

  • Presidenta Bachelet anuncia creación de ministerio de CyT para septiembre de 2017

[SANTIAGO] Desolación es el estado de ánimo que inunda a la comunidad científica chilena, luego de que las promesas de dos gobiernos y las expectativas de los investigadores comenzaran a derribarse sistemáticamente en los últimos meses por falta de voluntad política.

A la renuncia el 31 de octubre de Francisco Brieva a la presidencia de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt), se sumó (31 diciembre) la del Premio Nacional de Ciencias Biológicas Bernabé Santelices, quien lo sucedió como subrogante.

En entrevista a El Mercurio, Santelices argumentó que en estos dos meses le abismó la falta de conocimiento sobre ciencia y tecnología de muchas de autoridades del gobierno, "desde ministros para abajo".

“Es fundamental fortalecer y desarrollar la ciencia en las universidades y crear una política de reinserción de investigadores jóvenes, pues los que hoy están en Chile se quieren ir y los que están fuera no quieren volver”.

Jorge Babul, presidente del Consejo de Sociedades Científicas de Chile


Sus palabras se sumaron a las de 400 científicos y académicos, incluyendo premios nacionales de ciencia, presidentes de sociedades científicas y directores de centros de excelencia científica, que tras la renuncia de Brieva publicaron (8 noviembre) una carta titulada “Nuestros gobiernos han elegido la ignorancia”.

Ahí declaraban que "La comunidad científica chilena está desolada”, luego de que los gobiernos recientes eligieran “ignorar las voces de la comunidad nacional e internacional”.

Aludían al nulo aumento presupuestario para ciencia en 2016, la disminución del número de becas, escasa inversión en CyT+i, bajísimo número de investigadores por habitantes, falta de políticas de largo plazo e institucionalidad.

Además, se sumaban a la extendida demanda por crear un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, recomendación hecha por dos comisiones presidenciales de CyT nombradas por el gobierno actual y el anterior. 

El 12 de noviembre frente a la casa de Gobierno se realizó una masiva marcha de científicos convocada por el movimiento “Ciencia con contrato”. Reclamaban por las precarias condiciones laborales de los asistentes de investigación y pedían al Ejecutivo cumplir las promesas olvidadas.

Las propuestas de la comunidad científica para salir de la crisis han apuntado principalmente a crear un Ministerio de CyT, pospuesto por razones presupuestarias.

Pero el 18 de enero la Presidenta Michelle Bachelet anunció que antes de agosto enviará un proyecto de ley para su creación, y que dicho ministerio debería encontrarse en funciones en septiembre de 2017.

Fernando Valiente, coordinador de Más Ciencia para Chile, movimiento de investigadores y académicos que tiene dos estudios avalando un ministerio, opina que también es urgente “generar nuevas políticas en materia de I+D, invertir más fuertemente en investigación e innovación y dar solución a las condiciones laborales de los profesionales de I+D”, muchos de los cuales trabajan sin contrato, por lo que no acceden a derechos laborales.

Jorge Babul, presidente del Consejo de Sociedades Científicas de Chile, dice a SciDev.Net que “también es fundamental fortalecer y desarrollar la ciencia en las universidades y crear una política de reinserción de investigadores jóvenes, pues los que hoy están en Chile se quieren ir y los que están fuera no quieren volver”.